ROCA GRAN DE LA PORTELLA (MONTSERRAT) – INTEGRAL DELS ÀNGELS

¿QUIERES VIAJAR CON PAKO CRESTAS? – CLICKA FRASE – VISITA www.catalonia-trekking.com ó envia mail a pakocrestas@gmail.com ó whatssap al 0034 615626813

siguenos en instagram @pakocrestas #viatgesmonpetit

Com arribar-hi: Des de l’aparcament de Can Maçana, on podem aparcar el vehicle (gran esplanada) seguim la pista ascendent vers a l’est (GR-172) fins al Coll de Guirló. Seguim encara la pista vers a l’est fins al trencall on neix el camí d’accés a Agulles vers a la nostra dreta (rètol indicador). Pugem vers a la Portella d’Agulles. Si volem escalar al via “integral de la senda dels ‘angles” veurem les assegurances just al replanet situat al peu de la canal d’accés a la Portella.

calcular 30 minuts de marxa d’aproximació.

Descens: Ràpel de 50 metres vers al camí situat al vessant est. Anem a parar força a prop de la pròpia Portella.

Comentaris: Espectacular agulla plena de baumes. Va seva primera ascensió va comportar, per primera vegada a l’historia de l’escalada montserratina, l’auxili d’un tronc per superar el desplom inicial.

Via Integral de la senda dels àngels

Descripció: El primer llarg, corresponent a la via “Directa Eclipse” comença just a baix de la petita canal de la pujada final vers a la Portella d’Agulles. Parabolts ben visibles des del peu de via. Tal com es pot endevinar a primera vista, el primer llarg es de placa fina, bastant vertical i mantinguda. En conjunt es van combinant passos de Ae, Ao amb trams intermedis fins de Vº – V+. Bastant assegurat. S’alternen assegurances velles amb noves, tenint més protagonisme les segones. Al final de la placa hi trobem un petit desplom que passarem en Ae. Reunió immediata en una còmoda cornisa. R1. De seguida guanyem un muret per entrar en tècnica de bavaresa una mena d’esquerda situada sobre la cornisa de la reunió. Pas explosiu per començar el llarg (V+), després ja combinem el diedre i la placa per terreny més fàcil i ben assegurat (V-/IV+). Sortim a una ample i fàcil cornisa inclinada (IIº), superem un curt muret (assegurança) IVº i entrem en una espectacular i gran bauma que seguirem caminant vers a la dreta. A l’extrem de la bauma hi trobem la R2. Sortim per la placa amb un pas fi (Ao/V+), per pujar després en diagonal vers a la dreta (IVº) per arribar a l’extrem dret d’una nova bauma – cornisa molt més petita que l’anterior. Seguim placa amunt, per un trams fins, relativament ben assegurats però amb passos d’escalada obligatoris (6a), a la part alta de la placa, ja per terreny més fàcil, sortim en tendència a la dreta (IV+) fins a una còmoda esplanada on instal·lem la R3. Pugem la placa semi tombada, amb bona presa i molt ben assegurada (IV+) fins a una esquerda que ens ajudarà a progressar (IVº) fins al cap de l’agulla. Aquest darrer llarg es el més fàcil i resta ben assegurat. No obstant serà útil un friend petit per l’esquerda i caldrà vigilar la consistència de la roca, ja que presenta petites seccions una mica trencades.

Primera ascensió: Antonio G. Picazo i Daniel Agras al juny del 2005.

Longitud: 100 metres          

Orientació:           comença pel vessant N.O i acaba per l’oest

Material: 15 bagues exprés i opcionalment un estrep.

Observacions: En realitat es tracta de l’unió de tres vies anteriors, les vies “Directa Eclipse”, “Ravic” i “UEC”, integral que es va donar a conèixer durant el re equipament de les esmentades rutes anteriors, que van passar de l’oblit a convertir-se en un recorregut agraït i força freqüentat. Durant el transcurs de l’escalada ens trobem amb les baumes molt espaioses.

Autor PAKO CRESTAS. siguenos en instagram @pakocrestas #viatgesmonpetit

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo ESCALADA ROCA

EL SENTINELLA (MONTSERRAT) – VIA GEDE

¿QUIERES VIAJAR CON PAKO CRESTAS? – CLICKA FRASE – VISITA www.catalonia-trekking.com ó envia mail a pakocrestas@gmail.com ó whatssap al 0034 615626813

siguenos en instagram @pakocrestas #viatgesmonpetit


Com arribar-hi: El millor es arribar des del Santuari pel camí de Sant Joan a sant Jeroni. Podem pujar a Sant Joan amb el funicular o caminant pel GR172 fins a l’ermita de Santa Anna (runes) i després pel PR C-19 fins al Pla de les Taràntules. Seguint l’ample camí vers a ponent i deixant enrere els Gorros i just abans d’arribar al mirador de la Serra de les Paparres, trobem una drecera que davalla vers al S.O. i que ens duu directament a la base del Sentinella. Calcular 60 minuts de marxa d’aproximació que es redueixen a 25 si pugem amb funicular a Sant Joan.S

Descens: Ràpel espectacular de 42 metres pel vessant est. Es possible fraccionar el ràpel en dos, utilitzant la instal·lació existent a la Bretxa del Fusell.

Comentaris: Juntament amb el Rave, el sentinella i el seu inseparable fusell son les agulles més emblemàtiques i característiques d’aquesta magnífica regió de Montserrat.          La primera ascensió, feta per en Pany, discorre per un recorregut que puja primer al fusell i després, fent un canvi d’agulles tot fent un petit salt o un pas llarg, ens porta al cap de l’altívol Sentinella.

Via GEDE

Descripció: Escalar la primera rampa (IV*) fins a una petita panxa. Sortir per la placa vertical, un xic desplomada, fins a situar-nos sobre un bloc blanc característic. (V*/V+/V*). L’escalada continua sent vertical però la presa es més abundant (IV+/IV*). R1. Sortim de la reunió per un tram vertical (IV*) a la recerca d’un burí situat a uns 5 metres. Un tram més inclinat ens duu al darrer mur vertical situat a la dreta d’una esquerda. Hi ha 2 assegurances, un a baix i un altre a dalt de la placa de IV*/IV+. Guanyada aquesta secció ja no hi ha assegurances a excepció d’un cap de burí (xapa necessària). Encara resten 20 metres fins a la R2. Escalada inclinada, amb bona presa i exposada (III+/III*) R2 a 5 metres del cim.

Primera ascensió: José Santacana i José Gómez el 27 de setembre del 1953.              

Longitud:        95 metres (40 + 50 + 5)

Orientació:     sud

Material: 7 bagues exprés més reunions, i una plaqueta recuperable pel segon llarg.

Observacions: Gran clàssica amb gest, abans mítica per la seva exposició, avui en dia està retro-equipada amb segellament químics. S’han incorporat més assegurances, però no la podem considerar una via força equipada. L’allunyament de certes assegurances encara posarà a prova el nostre temperament. Les noves assegurances han endreçat la línia. Val a dir que quan en Santacana la va obrir, va deixar una nota al llibre de piades — que llavors hi havia a un bar del monestir on es trobaven els escaladors –, escrivint una frase que venia a dir el següent: “passaran molts anys abans de que aquesta via sigui repetida”, una setmana més tard, en Palau va fer la primera repetició.

Autor: PAKO CRESTAS. siguenos en instagram @pakocrestas #viatgesmonpetit

Deja un comentario

Archivado bajo ESCALADA ROCA

MANASLU, 8.156 m – INFORMACIÓN BÁSICA

¿QUIERES VIAJAR CON PAKO CRESTAS? – CLICKA FRASE – VISITA www.catalonia-trekking.com ó envia mail a pakocrestas@gmail.com ó whatssap al 0034 615626813

Síguenos en instagram @pakocrestas #viatgesmonpetit

En otoño del 2020 tenemos prevista una expedición abierta a la montaña del MANASLU como agencia de viajes “Mon Petit”. Empezamos aquí una serie de entradas en el blog relacionadas con esta codiciada cumbre que cuenta con el privilegio de ser una de las 14 montañas de más de 8mil metros de altura que existen en el planeta. EXPEDICIÓN ABIERTA. Más info en:
https://www.catalonia-trekking.com/viajes-mon-petit/manaslu-oto%C3%B1o-2020/

Manaslu (Nepalí: मनास्लु), también conocido como Kutang) es la octava montaña más alta del mundo y está situada en el macizo Mansiri Himal, parte del Himalaya en la zona centroccidental de Nepal. Su nombre, que significa “Montaña de los Espíritus”, proviene de la acepción del sánscrito Manasa, cuyo significado es “intelecto” o “alma”.

El Manaslu, con 8.156 m. sobre el nivel del mar, es la montaña más alta del Distrito Lamjung y está situada a unos 70 kilómetros al este del Annapurna. Sus largas aristas y valles glaciares ofrecen aproximaciones accesibles desde todas las direcciones y culmina en un pico que corona abruptamente el paisaje circundante, creando una silueta muy prominente vista desde la lejanía.

La región del Manaslu ofrece una gran variedad de opciones de trekking. La ruta más popular de acercamiento, de 177 kilómetros de longitud, rodea el macizo del Manaslu en el camino hacia el Annapurna. El gobierno nepalí sólo permitió circular por esta ruta de senderismo desde 1991. La ruta sigue un antiguo camino de comercio de sal que discurre a lo largo del río Budhi Gandaki. A lo largo de la ruta, 10 picos de más de 6.500 m. de altitud coronan el paisaje, incluyendo algún otro por encima de los 7.000. El punto más alto de este camino se alcanza en el collado Larkya La con una elevación de 5.106 metros. En mayo de 2008, la montaña había sido ascendida en 297 ocasiones, con un total de 53 accidentes mortales.

El Parque Nacional del Manaslu ha sido fundado con el objetivo primordial de conservar y obtener un desarrollo sostenible en el área que lo delimita, que incluye el macizo y el pico que lleva su nombre.

El Manaslu es conocido en tibetano como “Kutan l”, siendo “tang” el término tibetano que designa una meseta elevada o altiplano.

Algunos picos importantes que rodean al Manaslu incluyen el Ngadi Chuli, Himalchuli y Baudha. Un collado conocido como Larkya La, al norte, con una elevación de 5.106 metros. La cima está limitada al este por el Ganesh Himal y el desfiladero del río Buri Gandaki, al oeste por las grietas profundas de Marysyangdi Khola, con su serie de colinas en dirección al Annapurna y al sur, a una distancia aérea de 48 kilómetros hasta la cumbre, se encuentra la ciudad de Gorkha.

En 1950, H.W. Tilman fue el primer europeo en liderar una expedición a la cordillera del Annapurna con un pequeño grupo de cinco compatriotas. Caminaron a pie desde el valle de Katmandú (seis días de caminata), y usaron Manang como su campamento base para empezar a explorar las sierras, picos y valles del macizo de Annapurna. Durante esta exploración, mientras hacían un reconocimiento de las partes altas de Dudh Khola, vieron claramente el Manaslu desde Bumtang. Tres meses más tarde, después de su ascenso abortado del Annapurna IV, Tilman, acompañado por el Mayor J.O.M. Roberts, hizo una caminata al collado de Larkya La y desde allí vio el Manaslu y su meseta y llegó a la conclusión de que en esa dirección había una ruta directa a la cumbre, aunque no hicieron ningún intento de escalada.

Después de la visita de reconocimiento de Tilman, hubo cuatro expediciones japonesas entre 1950 y 1955 que exploraron la posibilidad de escalar el Manaslu por las caras norte y este.

En 1952, un grupo de reconocimiento japonés visitó la zona después de la temporada del monzón. Al año siguiente, 1953, un equipo de 15 escaladores liderados por Y. Mita, después de establecer el campamento base en Samagaon, intentó escalar por la vertiente este, pero no pudo llegar hasta la cumbre. En este primer intento por parte de un equipo japonés por acceder a la cumbre por la cara noreste, tres escaladores alcanzaron una altura de 7.750 metros, antes de regresar.

En 1954, un equipo japonés se acercó al Manaslu a través de la ruta Buri Gandaki, enfrentándose a un grupo hostil de aldeanos en el campamento Samagaon. Los aldeanos pensaron que las expediciones anteriores habían disgustado a los dioses, provocando avalanchas que destruyeron el monasterio Pung-Gyen y la muerte de 18 personas. Como resultado de esta hostilidad, el equipo japonés hizo una rápida retirada hasta Ganesh Himal.

Para apaciguar el rencor y resentimiento locales, se hizo una gran donación para reconstruir el monasterio. Sin embargo, este acto filantrópico no alivió la atmósfera de desconfianza y hostilidad hacia las expediciones japonesas. Incluso la expedición en 1956, que ascendió con éxito la montaña, se tuvo que enfrentar a esta situación de hostilidad y como resultado de la misma, la próxima expedición japonesa sólo se llevó a cabo mucho más tarde, en 1971.

Los escaladores Toshio Imanishi (Japón) y el sherpa Gyaltsen Norbu hicieron la primera ascensión al Manaslu el 9 de mayo de 1956. El equipo fue dirigido por Yuko Maki, también conocido como Aritsune Maki

Síguenos en instagram @pakocrestas #viatgesmonpetit

Deja un comentario

Archivado bajo 8MILES, ASIA

TOZAL DE ARAÑONERA (PICO OTAL). HISTORIAS Y CANTARES

¿QUIERES VIAJAR CON PAKO CRESTAS? – CLICKA FRASE – VISITA www.catalonia-trekking.com ó envia mail a pakocrestas@gmail.com ó whatssap al 0034 615626813

Nuestras horas son minutos

cuando esperamos saber,

y siglos cuando sabemos

lo que se puede aprender.

No extrañéis, dulces amigos,

que esté mi frente arrugada;

yo vivo en paz con los hombres

y en guerra con mis entrañas

Todo pasa y todo queda

pero lo nuestro es pasar,

pasar haciendo caminos,

caminos sobre la mar

(fragmentos del poema “Proverbios y cantares” de Antonio Machado)


Síguenos en instagram @pakocrestas #viatgesmonpetit

Al preparar la mochila de ataque a primera hora de la mañana, los dos lo tenemos muy claro: La previsión del tiempo no es excelente. No obstante una repisa herbosa ralla por la mitad el margen derecho de la pared, por lo que hemos pactado una retirada en caso de que veamos que el cielo se estropea o de que no nos da tiempo de terminar la vía en una jornada.

Siguiendo una especie de ritual, nos mostramos mutuamente sendas fundas de vivac, la manta isotérmica y la comida que, ha consciencia, abandonamos en la tienda. Por cada objeto desestimado uno dice al otro en voz alta: Si hoy no acabamos, “escaqueo”, a dormir a la tienda, y mañana será otro día. Y el otro asiente, de manera ceremoniosa, repitiendo parte de las palabras y moviendo la cabeza en  sentido afirmativo.

Al colgarme la mochila en la espalda compruebo que pesa menos que en otras ocasiones. Antonio ya ha marchado, y su figura se aleja entre las frías sombras que pueblan los pastos verdes del fondo del valle. Como telón de fondo, fría también al estar orientada de espaldas a los rayos matutinos, el perfil de la pared que deseamos escalar: Otra de las joyas vírgenes que guarda el Pirineo. En realidad casi todas las marchas de aproximación las iniciamos con la misma conducta. Es un  especie de ritual secreto. En un momento preciso a Antonio le asaltan las prisas y marcha, yo dejo que se aleje y caminamos cada uno por su propio camino, acompañados de nuestros pensamientos y nuestra soledad. Creo que, ante ciertas escaladas, este ejercicio de introspección es más que aconsejable y necesario. La armonía interior es la clave para afrontar debidamente estos paredes perdidas y olvidadas, donde nadie sabe que estamos, y donde nadie nos vendrá a auxiliar en caso de necesidad.

Más tarde, cuando la pared ya sea bien visible y ,seguramente, sobre una piedra bañada por el sol, sé que mi compañero me espera. Ambos ya hemos estudiado la pared durante la marcha y romperemos nuestro silencio forzado por la distancia, para empezar a debatir sobre la linea más lógica, evidente y bonita. ¿Es que quizás no sea ésta la esencia del alpinismo? ¿Crear la linea más fácil en la pared más difícil?. Hoy la perspectiva no es muy alentadora: La mitad inferior de la pared forma un frontón homogéneo sin chimeneas ni diedros marcados y donde el terreno es verdaderamente vertical. Yo tengo mis dudas de que la parte inferior no requiera un exceso de artificial, que le restaría elegancia a la vía e incrementaría su tiempo de ejecución. Antonio se muestra exaltado y me comenta su sensación de “tener el día”.

– Hoy “Crestas”, ya me puedes echarme lo que quieras que te lo escalo ….

Dicho y hecho: El segundo largo se muestra vertical, exigente, de roca mediocre, con varias lastras en equilibrio, en el que se combinan difíciles pasos en libre con tramos de Ao. Antonio sube lento pero constante, asegurándose siempre la jugada. El Alpinista veterano sabe que el valor y la prudencia deben consolidar un sólido matrimonio. No en vano es lo que le ha permitido poder escalar durante mucho años.

Expectante, fuera del alcance de la piedras, observo desde la reunión el avance del compañero. Antonio gusta de hablar mientras escala, es un dialogo entre él y la pared, su terapia:

– Halla pondré un pintón,…

– esta presa creo que no tiene buena pinta … Crestas!!!, Saca el pegamento “heraldite” !!!…

– Bueno .. para arriba que no pienso quedarme a dormir…

Yo en cambio acostumbro a cantar cuando el ejercicio de la escalada permite relajación, y cayo como una momia cuando requiere concentración.

Muchos de los escaladores gustan en hablar y hablar de sus “batallitas” en el Bar, ante otros escaladores. Hay otros que, — quizás por el exceso de “batallitas” a contar o porque saben que las experiencias tan solo sirven para la personas que las viven —, se vuelven celosos y precavidos en el habla. Los segundos miran a los primeros con una cierta parsimonia y con una eterna paciencia, y es durante la escalada cuando éstos muestran su prosa. El verdadero diálogo lo tienen con el medio agreste en el que se encuentran. Es entonces cuando en cada movimiento se nota el enorme peso de los momentos difíciles vividos, sus incontables “batallitas” a las que ya no puede bastar cuenta cierta. Os aseguro que “ver” “hablar” a uno de esos escaladores es una verdadera delicia. Hay un tercer grupo de escaladores, — la mayoría jóvenes –, que son aquellos que, ante su falta de experiencias, gustan de explicar “batallitas” de otros con la misma emoción que los protagonistas. Haciendo valuarte muestra de su enorme pobreza empírica. No obstante, la mayoría de ellos acostumbran a desaparecer de este mundo que no es el suyo, o simplemente pasan los años sumidos en un enfermizo vacío que la montaña tan solo ayuda a incrementar.

Poco más tarde del mediodía nos sorprende un repentino cambio de tiempo. Nos sentimos tan cerca de la cumbre!!! La posible cornisa de escape ha quedado bajo nuestros pies, y vista desde arriba comprobamos que tampoco no es tan cómoda como creímos al verla desde el pie de la pared. Cuando empieza a llover cada uno está en una reunión diferente. Antonio arriba y yo abajo. Saco la capelina y espero a que el violento chubasco amaine. Al cesar la lluvia, mi compañero informa de la existencia de una cueva en las cercanías de la reunión donde él está. Se ha refugiado en su interior durante el primer arrebato de la tormenta, motivo por el cual no ha respondido a mis llamadas intermitentes, ahogadas entre los truenos. Yo subo animado por la existencia de la cueva. No hemos visto ninguna en todo el trayecto, y justo cuando necesitamos refugiarnos encontramos una. Que suerte!!!. Al llegar a la reunión, completamente mojado y tras escalar un desagradable largo por roca empapada, me doy cuenta que Antonio,  a cualquier cosa, le llama cueva.

No te quejes, “Crestas”, que no estamos en Montrebei. Aquí no hay baumas de cinco estrellas.

El orificio es estrecho y completamente inclinado, con grava y piedra suelta en el suelo, y con una oscura y estrecha continuación que seguramente se pierde en las entrañas pétreas de la pared. El agua entra por la boca de la cueva y gotea por las paredes y el techo. Dejamos el material bajo nosotros y nos refugiamos tras las capelinas. Pronto la fría humedad satura el ambiente. El vapor sale de todas partes, del suelo, de las piedras con olor a fango putrefacto, de nuestros cuerpos sudorosos y empapados, del techo y las paredes, de las ráfagas de lluvia que el viento azota hacia la cueva. Y fuera los rayos, el ruido, la guerra, el azufre ….

Primero esperamos a que finalice la tormenta. No cesa, pero confiamos en tener aún tiempo de retirarnos. Más tarde un breve rayo de sol entre las nubes de tormenta nos avisa de la proximidad del ocaso. Pocos minutos después, y con las sombras comiéndose nuestro reducido mundo, sabemos que tendremos que esperar el nuevo día en nuestra precaria situación. En cierta manera ya lo sabíamos antes, pero en éstas ocasiones no sueles admitirlo hasta que la evidencia es aplastante. La tormenta vuelve, con sus centelleos incrementados por la negrura de la noche. Ya sabemos que las horas serán eternas … otra vez … y que nos haremos las preguntas de siempre … que soportaremos el sufrimiento de la mala postura … Y las gotas de agua caen de manera constante y lenta, como los eternos segundos de nos separan de la luz. Las quejas y los comentarios con tintes de bromas vienen y van … como el viento, como las nubes.

Antonio aprovecha la ocasión para confesarme que, definitivamente, no me acompañará al Eiger en septiembre. A medio horizonte entre los cuarenta y los cincuenta empieza a estar hastiado de tantas noches como ésta. Sus palabras son sabias. Es muy fácil hablar de grandes escaladas en la ciudad, acompañado de los amigos y de unas cervezas espumantes. Pero es ahora, en medio de la tormenta, refugiados como gusanos en una mierda de agujero, cuando se recapacita sobre éste complejo juego del alpinismo; donde los polos son el sacrificio y la satisfacción, y no existe un ecuador. También me habla de su llamada interior que le encamina a frecuentar menos este tipo de escaladas. Sé que Antonio va de vuelta, y con el zurrón a reventar de tesoros; Yo, en cambio, aún tengo la sensación de seguir yendo hacia algún lugar, empujado por la ilusión que siempre produce practicar el tipo de actividad que realmente me inspira en la eterna lucha de la vida. Es cierto que, para un maestro, mal discípulo es aquel que siempre es discípulo. Entre la lluvia, entre los destellos y entre las pocas palabras que intercambiamos, empiezo a imaginar, — con cierto temor e inerte en una extraña sensación agridulce donde se mezclan alegría y tristeza, — hacia donde irán mis pasos. Quiero completar mi búsqueda de paredes vírgenes pirenaicas en su faceta invernal. No se si estaré suficientemente capacitado para ello; si sabré encontrar las ganas, la fuerza y la compañía. Lo que si que sé es que Antonio no me acompañará.

Al alba se inicia un día frío, con el cielo no del todo despejado. No hace falta que esperemos las caricias del sol puesto que sus rayos no tocan la pared hasta pasado el cenit de la jornada, y, en cualquier caso, la existencia de nubes residuales da de prever que grises batallones privarán a la pared del sol de la tarde. Poco más arriba, en la cresta somital, vemos las agujas caldeadas por el astro rey. Que cerca y que lejos están ¡¡¡. Hemos aguantado toda la noche en el vivac porque creímos estar cerca de la cumbre, pero en realidad aún no lo estamos. Faltan varios largos, entre ellos el más difícil. Uno de aquellos obstáculos que no esperas, y que con el cansancio del día anterior, de la noche, la falta de agua y comida, sientan como una verdadera patada en el estómago.

Por la tarde, otra tormenta. Aún más presta a aparecer y más violenta que la de la jornada anterior. Dura toda la tarde y luego se funde con la noche hasta altas horas de la madrugada. Por suerte, nosotros ya estamos en la tienda. Cenados y acurrucados en los cálidos sacos de dormir. Sabemos del rugido de la tormenta y se nos dibuja una mueca de satisfacción y alivio en las caras. Como puede llegar a cambiar la situación bajo el diminuto caparazón de la tienda!!!.

Autor PAKO CRESTAS Síguenos en instagram @pakocrestas #viatgesmonpetit

Deja un comentario

Archivado bajo ESCALADA ROCA, PIRINEOS, PRIMERAS ASCENSIONES

PIC DE COMA MITJANA, VIA TARAL.LIROTS

¿QUIERES VIAJAR CON PAKO CRESTAS? – CLICKA FRASE – VISITA www.catalonia-trekking.com ó envia mail a pakocrestas@gmail.com ó whatssap al 0034 615626813

Síguenos en instagram @pakocrestas #viatgesmonpetit

Ya hacía años que tenía controlada lo que creo que era la última pared o vertiente virgen de la zona de Carançà, la cara Norte del Pic de Coma Mitjana.

Es una vertiente alejada, alejadísima y poco visible desde los otros valles y montañas. De hecho la propia pared queda enmarcada por una especie de arista que la oculta y el valle de acceso desde el norte es muy poco frecuentado. No se ve tampoco desde otras cumbres, a excepción de una imagen lateral y lejana que podemos ver al estar en lo alto del Pic de Prats de Bacivers. Pero hacer falta ser observador, ser “atrapa-vertientes”.

Hacía más de una década que le iba detrás, de hecho ya estuve en pie de pared en diciembre del 2005, pero en aquella ocasión llegamos muy tarde a pie de pared, el día demasiado corto ya olía a ocaso, a nocturnidad. También nos equivocamos en la aproximación, ya que la realicé caraneando por encima de la Serra de Coma Mitjana. DE hecho, en aquel momento, mi intención principal era sacar buenas fotos panorámicas de la cara norte del Pic de l’infern para la guía que por entonces estaba preparando.

Después de varios años comentando el tema con la boca pequeña a varios colegas de confianza, por fin llegó el día que me encaminé directamente a la cumbre con la intención de escalarla, pero mi compañero de ascensión no vio claro que tuviésemos suficiente tiempo para emprender la escalada y volver al coche en una hora prudencial, por lo que optamos por otra via a la vertientes oeste de Pic de Prats de Bacivers.

No me di por vencido. En estos años de mi vida paso muy poco tiempo en el país, siempre estoy viajando y las posibilidades que tengo de escaparme al Pirineo a escalar son muy contadas, por lo que miro de centrarme en proyectos muy concretos. Sabía que este invierno era extraordinariamente bueno y no tardé demasiado en volver de nuevo a traspasar valles y collados para situarme, esta vez sí, en el pie de la pared que deseaba escalar.

Y la realidad es que fue todo un regalo. La nieve en una condiciones excelentes nos permitió disfrutar de un primer largo muy bonito y estético. Sin duda de los mejores largos de alpinismo que he escalado en mis queridas montañas de Carançà. La ruta, dentro del estilo de pirineismo clásico del Pirineo Oriental, se mostró divertida y variada. Una de aquellas vías que te dejan llevar, donde el terreno es evidente pero a la vez sinuoso.

Un día de aquellos memorables para nosotros, aquellos que todo sale redondo. Una buena pateada, una bonita ascensión y algo que no todos los días se puede decir … volvimos a casa habiendo escalado la que con todas seguridad era la última pared virgen de la zona de Ulldeter – Carançà – Núria. ¿Qué más se le puede pedir a una jornada de escalada en hielo – nieve y mixto en nuestros queridos Pirineos?

FICHA TÉCNICA

Punto de partida: Refugio de Ulldeter, guardado, propiedad del CEC –
http://ulldeter.es/

Aproximación: es larga y tenemos que atravesar tres collados. Desde el refugio tomamos dirección oeste hasta el amplísimo Coll de la Marrana. Desde aquí flanqueamos a media pendiente de la vertiente SO del Puig de Bastiments para llegar al Coll de Coma Mitjana. Traspasamos el segundo collado hacia la vertiente orientada al norte. Descendemos por el valle por debajo de la zona donde se sitúa un pequeño lago para encontrar la pared a nuestra izquierda. Solo será visible cuando estemos por debajo de ella. Calcular unas 3 a 4 h.

Descenso: Continuar el cordal hacia el sur hasta una especie de collado por donde descendemos a la parte alta del valle realizando una diagonal descendiente hacia la izquierda. Nos situamos debajo de la vertiente norte del Pic de Freser y flanqueamos, ahora en ascenso, hacia la izquierda en dirección E.S.E. (hitos posiblemente tapados por la nieve) para llegar de nuevo al Coll de Coma Mitjana, donde ya coincidimos con nuestras huellas de la marcha de aproximación. Calcular unas 2 h 50 min para el regreso de la cumbre al punto de partida.

Época aconsejable: finales de diciembre a abril.

Nombre de la via: VIA TARAL.LIROTS

Primera ascensión: Sergi Quesada y Pako Crestas en febrero del 2019

Dificultad: 250 metros + 150 de arista fácil. Media de 50º – 55º, máxima de 65º y M3

Material útil: Friends y tascones. 3 pitones universales.

Observaciones: Divertida y variada via que realizar un recorrido muy natural en forma de media luna. En la via encontraremos un pitón en la R4 y un tascón en el tramo mixto del L4.

PAKO CRESTAS. Síguenos en instagram @pakocrestas #viatgesmonpetit

Deja un comentario

Archivado bajo ESCALADA NIEVE - HIELO - MIXTO, PIRINEOS, PRIMERAS ASCENSIONES

DEBATE SEVEN SUMMITS DE OCEANIA. ¿PYRAMIDE CARSTENZ o MONTE WILHELM?

¿QUIERES VIAJAR CON PAKO CRESTAS? – CLICKA FRASE – VISITA www.catalonia-trekking.com ó envia mail a pakocrestas@gmail.com ó whatssap al 0034 615626813

Síguenos en instagram @pakocrestas #viatgesmonpetit

¿Cuáles son los límites de Oceanía?

Ahora que estuvimos un grupo de amigos coronando el Aconcagua, y estando en nuestra mente (al menos de algunos de nosotros) ir por las Seven Summits, se nos planteó la controversia de cuál es la cumbre más alta, si la Pyramide Carstensz, de 4.880 m, en la zona de Indonesia, o si el monte Wilhelm, 4.510 m., en el estado de Papua Nueva Guinea. Hay cierta confusión, ya que la isla de Papua Nueva Guinea está dividida entre dos estados. Uno de ellos, el que tiene la montaña más alta, políticamente está considerado como un Estado Asiático, lo que le concedería el honor a la otra cumbre de la isla. Pero físicamente hablando toda la Isla de Papua Nueva Guinea, tanto la parte de Indonesia como la parte oriental, están dentro de la masa continental oceánica. O sea que Indonesia, un país considerado asiático, tiene parte de su territorio (donde se localiza la Pyramide Carstensz) en Oceanía.

Acompaño a este post diferentes imágenes y mapas:

1. El mapa político.

2. Imagen satelital.

3. Imagen Ortográfica.

4. Mapa geo cultural.

5. El mapa definitivo, donde se localizan las diferentes fallas de separación de las masas tectónicas.

Una vez consultadas diversas fuentes creo que la resolución es bastante clara. Lástima que no desbancar a la Pyramide de la colección de la Seven Summits, considera siendo un fuerte hándicap económico para aquellos que soñamos con coronar las preciadas seven summits.

Si quieres participar con nosotros en el proyecto Seven Summits, encontraras más info en: https://www.catalonia-trekking.com/seven-summits/

PAKO CRESTAS. Síguenos en instagram @pakocrestas #viatgesmonpetit

Deja un comentario

Archivado bajo 4MILES, 7 SUMMITS, OCEANIA

EL PIRINEISMO Y SUS FRONTERAS

banner blog pakocrestas

¿QUIERES VIAJAR CON PAKO CRESTAS? – CLICKA FRASE – VISITA www.catalonia-trekking.com ó envia mail a pakocrestas@gmail.com ó whatssap al 0034 615626813

En busca de un  sueño …

Recuerdo haber visto en el escaparate de la antigua tienda de Barrabés del pueblo de Benasque, un libro con tapas dobladas y quemadas por un exceso de exposición a la luz solar. El citado libro se llamaba “Mis Pirineos”. En la portada se podía ver una foto de las impresionantes Agujas de Ansabere, envueltas de amenazantes nubes grises. A pesar de que los tonos de la fotografía estaban apagados y gastados como el resto del libro, me quedé hipnotizado con la imagen de la portada y con el título sugestivo y un tanto vanidoso … “mis Pirineos” … ¿como alguien puede ser tan vanaglorioso de creerse con la propiedad, aunque sea espiritual o emocional, de una cordillera tan inmensa como los Pirineos?.

File1647Por entonces mi economía personal era exageradamente escueta y mi creciente afición por los libros me había comportado algún exceso inoportuno al que le seguía un periodo de carencias tales, que me impedían compra el billete de autobús para ir al monte. Por tal motivo decidí no entrar a la tienda para echar una ojeada al libro. Quizás fuese el último volumen que tenían, quizás aquel ejemplar doblado y requemado por el sol sufriría una devaluación a la hora de adquirirlo gracias a su lamentable estado de conservación. Fuera como fuera preferí no tenerlo en mis manos. Sabía que si lo tocaba sucumbiría a la tentación, que miraría de regatear como un gitano para poder adquirir aquel libro que ni tan solo sabía de su contenido. Me comería la dignidad y el orgullo para poder poseer aquellas hojas impresas que se escondían tras la llamativa foto del navío pétreo de Ansabere. No recuerdo quien era el autor, si era catalán, aragonés o vasco, y también ignoro si su contenido estaba vinculado al mundo del excursionismo, del montañismo o del alpinismo. Solo sé que me pareció un tanto presuntuoso el título … pero !!! que título tan mágico ¡¡¡ Pedante pero mágico. Aparté la mirada del escaparate y alcé la vista hacia las montañas a las que me dirigía y que sobresalían por encima de los tejados de las casas. Las observaba con mis ojos de aprendiz, con mis ansias de saber, y me pregunté en voz baja cuando llegaría a tener la sensación de mirar aquellas cumbres y poderlas llamar, también yo, desde la una presuntuosa mezcla de mediocridad y arrogancia, “mis Pirineos”.

File1652

Han pasado más de treinta años desde el encuentro fugaz con aquel misterioso libro. Nunca más volví a verlo en ningún escaparate, en ninguna librería o en manos de algún conocido. Debo admitir que tampoco me he esforzado excesivamente en buscarlo. Creo que debería tratarse de alguna auto-edición, un esfuerzo valiente y a lo mejor un tanto yermo, de un montañero casi anónimo que deseaba dejar como legado su amor escrito por unas montañas. Aquellas montañas a las que, de tanto quererlas, había llegado a considerarlas de propiedad. Con la perspectiva del tiempo he sabido dislumbrar una segunda interpretación en aquel sentido de propiedad, quizás porque yo he madurado el mío, — mi propio sentido de propiedad — a base de escaladas, aproximaciones, descensos, vivacs y amaneceres. Se trata de un sentido de propiedad mutuo, recíproco y a la vez invertido. Nunca las montañas pertenecen a una persona, es nuestro romanticismo el que nos hace sentirnos un tanto poseídos por ellas.

img522El montañero siempre debe estar dispuesto a aprender de las montaña. Labra su personalidad y sus aspiraciones, y depura, con el tiempo, su danzar por las mismas. Sus objetivos se convierten más específicos, más concretos y se someten a unas reglas propias e invisibles, cada vez más marcadas.

Se podría entender por “pirineismo” la traducción del doctrina del “alpinismo” a las dimensiones propias de la cordillera pirenaica. Es una actividad que podría abarcar diferentes doctrinas pero que, por su extensión a la palabra “Alpinismo” debe ser considerada como la parcela exclusiva y excluyente de todo aquel montañero que se acerca a las montañas pirenaicas con el ansia de escalar sus paredes en el estilo clásico. Ese estilo y aquella mentalidad que constituye la quintaesencia del alpinismo. Un montañero que asciende a una plácida cumbre de tresmil metros no está practicando “pirineismo”, un excursionista que está enlazando diferentes etapas del G.R. pirenaico no está practicando “pirineismo”. El escalador que fuerzas sus dedos en escuelas equipadas o que rasca la roca con los piolets en pequeñas paredes preparadas para el “dry-tolling” no está practicando “pirineismo”. El “alpinismo” como actividad, lleva intrínseco factores como la dificultad, la envergadura y el compromiso. El “pirineismo” por extensión, debería entenderse única y exclusivamente bajo estas pautas hechas para unos pocos. Se que estas apreciaciones serán del desagrado de muchos, pero en los tiempos que discurren en la actualidad, aquel que asciende al Mont Blanc por cualquiera de sus vías normales no puede jactarse de ser alpinista, ni aquel que sube a un ochomil por su ruta normal siguiendo los trazos de sus precedentes y la larga telaraña de cuerdas fijas, no puede presumir de estar practicando el himalayismo. Falta la base del espíritu alpino: dificultad y compromiso. La dificultad implica escalada, verticalidad, utilizar las manos, los pies, los brazos, notar la llamada del vacío y el vértigo silenciosos de la verticalidad. El compromiso conlleva  sentirse más allá de la superficie de la montaña, es sentirse en las entrañas de las mismas, perdido, olvidado, lejos de cualquier auxilio inmediato, lejos de la vigilancia de otros equipos. El montañero nada por la superficie de la montaña, el excursionista, a veces, tan solo se contenta con mirarla, el alpinista y el pirineista se empapa de ella, y en ocasiones hasta se ahoga en sus profundidades.

Dr crestas (158)

En este blog quiero entregaros el resumen de los que han sido mis Pirineos. He escalado multitud de vías, algunas clásicas indiscutibles y otras vías desconocidas que, indiscutiblemente deberían ser clásicas. Pero aquello que me da el vanidoso sentido de propiedad son aquellas vías que han sido labradas por mis brazos, pintadas por mis manos, diseñadas con mis ojos y redactadas con mi corazón. Se tratan de aquellas vías que deben su existencia a mi persona y a los tantos compañeros que me han acompañado en las aperturas. Algunas las he realizado con un mano a mano a la hora de abrir los largos de escalada como primero de cordada; en algunas he llevado la batuta de la orquesta y en otras he gozado de la compañía de aquel que siempre será más diestro en el arte de la escalada, haciendo valida la cita de que a quien buen árbol se acerca, buena sombra le cobija. En ocasiones muy contadas no he tenido a nadie al otro extremo de la cuerda, o simplemente, ni la propia cuerda llegaba a hacerme compañía.

Quiero huir de la narración de la escalada en si, y al falso y vacuo estilo de “por allí llegamos, por allí fuimos, que buenos y bonitos somos”, aborrezco la historia fácil, repetitiva, falsa, cíclica. Aborrezco la poesía barata que aquel que salta de flor en flor con la guitarra y el pañuelo de “boy-scoutt”. Tan solo quiero transmitir un pinceladas puntuales de mi legado, de mis Pirineos, de mis cuadros de pintor, de mis ensayos como escritor, del falso cantante, del soñador de poeta. Deseo transmitir el cinismo de aquel que se sabe parte de la marea de la sociedad, pero que se resigna a diluirse en la misma. El cinismo de aquel que reivindica su derecho a sentirse diferente, sin pretender dar raquíticas lecciones de moralidad y que tampoco quiere erguirme como un bastión solitario y encallado en mi propio tiempo. No pretendo sentirme sabio de cabeza cana ni ser como un faro anclado en una peña condenado a resistir los arrebatos del mar. Solo pretendo reivindicar mi manera de ver la montaña como un reducto del quehacer cotidiano hacia un romanticismo, hacia el entender la vida bajo el prisma de la autosatisfacción. Toda una quimera en estos tiempos de la sociedad de bienestar, en la que se nos ha acostumbrado a engañarnos, a ser normales y felices. Mis recuerdos, mis reflexiones, mi egocentrismo, mi vanidad … son mi defensa, mi fortaleza invisible, mi propia revolución, mi medicina contra tanta normalidad y tanta felicidad prefabricada.

File6863

Durante unos años críticos de nuestra vida, en aquel periodo de tiempo conocido como adolescencia, todo el mundo pasa una crisis existencial fruto del descubrimiento súbito de nuestra necesidad de personalizarnos. Dejamos el umbral de la infancia, donde todo es tan real como fantástico, y donde los padres son el  verdadero tótem bajo el que se guarda la piedra de la seguridad y la sabiduría. Por desgracia, (o por suerte según como se mire), este periodo concluye pronto y la tendencia del joven individuo es alinearse mentalmente con su semejantes. Es cuando la necesidad de divertirse nos viene solucionada con las fiestas, las discotecas, los espectáculos colectivos, las drogas, el alcohol y como no … la única diversión específicamente animal: el sexo.

P1130073

Así pues la gran mayoría de la adolescencia acaba sucumbiendo a merced de unos cánones magnos y poderosos, pasando velozmente a una juventud en la que, — a velocidad galopante –, nos embargan las obligaciones, el consumo y la necesidad de ganar dinero para gastarlo. Sin darnos cuentas pasamos de intentar labrar nuestra propia personalidad a divertirnos como todo el mundo y, poco más tarde, a entrar en la espiral de la maravillosa vida del bienestar, con los ingredientes fundamentales de la pareja, el coche y la casa. Prestamente la diversión prefabricada se ve suplida por un alto sentido de la responsabilidad, por la necesidad de trabajar, ser dirigente y atender a nuestras obligaciones. Ante tanta presión cotidiana, las evasiones también están programadas, no hay que alarmarse. Ayer me preguntaba quien era, quería revolucionar el mundo, no comprendía la ignorancia ni la apatía de las generaciones que me precedían. Se tenia que probar todo aquello que implicaba un descubrimiento … hoy anhelo finalizar mis obligaciones laborales para “desconectar” de ellas; tomar un cerveza, criar barriga en el sillón y ver por la caja tonta como cinco personas gritan a la vez y se insultan, o como veintidós individuos con bambas y pantalones cortos dan patadas a un trozo de cuero llamado “balón”. Ante tanta velocidad, tanto vértigo y tanto vacío me asaltan de nuevo las nausias existenciales, prefiero meterme los dedos dentro de la boca, hundirlos hasta la laringe y vomitar. Solo soy un  superviviente a mi tiempo. Mis vías de escalada son parte de mis sueños, de mi lucha. Aquí están , quizás la consideréis mediocres, quizás las consideréis magníficas, igual no llegueis a entenderlas … en el fondo me da igual. Hay están, respondiendo a mi manera de entender la montaña como extensión a mi manera de entender la vida. Son como los pequeños guijarros del camino. Hay están, sí …. son mi humilde atribución a que el Pirineo sea un poco más terreno para “pirineistas”, más Pirineos,  más  “Mis Pirineos”

B (6)

2 comentarios

Archivado bajo 4MILES

AGUJA DE PINARRA – MIXTO DE DENOMINACIÓN DE ORIGEN.

banner blog pakocrestas

¿QUIERES VIAJAR CON PAKO CRESTAS? – CLICKA FRASE – VISITA www.catalonia-trekking.com ó envia mail a pakocrestas@gmail.com ó whatssap al 0034 615626813

Pinarra (1)

Amo

nuestros rincones

cuando la niebla

me los esconde;

cuando no me deja ver

qué es lo que oculta.

Pues entonces empieza a desvelar

lo guardado …

Aquellos rincones

que comienzan

a surgir dentro de mí.

(Poema titulado “Guer bazterrak” de Joseba Sarrionandia)

Pinarra (2)

La escalada mixta es, en mi modesta opinión, la escalada por excelencia. Es el marco en el que todo se mezcla, nieve, hielo, roca, verticalidad; y donde nada prevalece sobre lo otro. Es exigente, expuesta, extraña, con frecuencia incalificable y de difícil graduación. Depende en exceso de las condiciones del terreno, y en gran medida, de nuestras propias condiciones psíquicas. De aquel desconocido que la sociedad nos enseña a esconder y que se llama miedo. Mixto, la escalada de las escaladas. Desde que cayó en  mis manos el libro de “Técnica de hielo” del inigualable Yvon Choinard, –sin dada el mejor manual de escalada glaciar que nunca podrá existir –, leí la que pasó a ser mi definición favorita sobre este tipo de escalada: “Moderamos nuestra velocidad en cuanto empezamos a luchar con una mezcla de empinadas rocas, hielo y bloques descompuestos cubiertos de protuberancias de nieve. Dificultad general y escasos medios de aseguramiento. Creo que esto es lo que llaman escalada mixta” Son palabras de Chris Jones, otro gran maestro del alpinismo.

Pinarra (15)

Otra gran definición, extraída de otro personaje irrepetible, llamado Walter Bonatti, y que también encontramos en el recogida en el libro de Chouinard,  nos dice lo siguiente: “¿qué es la escalada mixta? Es el terreno típico de las pendientes norteñas. No es todo roca ni es todo hielo. No hay pasajes de sexto grado; pero a cada paso a uno le gustaría tener una clavija sobre la que asegurarse, porque pocos son los buenos agarres y las presas de pies no son de fiar, y así no es posible asegurar al compañero. El hielo hace brillar el granito, nivela las asperezas, las pule, y dondequiera que no haya tenido éxito en concluir su obra deja una película casi invisible sobre la roca. Rellena cada delgada ranura, cada pliegue y cada grieta con translúcido hielo verde. Uno se encuentra pegado a una superficie uniforme resbaladiza, que le cubre la cabeza y se extiende debajo de los pies, sin vida, hostil y repelente, con frías sombras y luz filtrada. Uno necesita escalar rápidamente para apartarse de esa trampa que le rodea y, sin embargo, deberá medir agonizantemente cada paso.

Pinarra (3)

Una vez más recorremos kilómetros y más kilómetros en busca de la cascada perdida. El invierno del 2.001 ha sido una temporada catastrófica para los pirineistas amantes de la escalada en hielo. Quizás porque llevábamos dos inviernos excepcionalmente fríos, y nos habíamos comenzado a mal acostumbrar. Ahora volvemos a la historia de antaño: … “me han dicho que en tal sitio,” … “es posible” … “La meteo pronostica una nueva subida de temperaturas” … “hizo frío, pero tan solo dos días” …

Hace un día de aquellos que todos calificarían como magnífico; la montaña está preciosa: Nieve abundante, colores brillantes, temperatura agradable, un cielo azul intenso …

Pinarra (4)

En realidad los alpinistas somos unos amargados, cualquier esquiador, excursionista o escalador de roca consideraría la jornada de hoy como la más ideal de las jornadas posibles. Y nosotros agobiados por el exceso de calor, por el exceso de nieve, por el exceso de buen tiempo … – Lluís habla distante. Sabe que tendríamos que haber ido a escalar una pared de roca en el pre-pirineo, y evitar la desagradable sensación de perder el tiempo, el dinero y las ganas de escalar.

Mi compañero tiene razón, somos unos descontentos, caminamos al revés de todo el mundo y encima no aceptamos equivocarnos.

Pinarra (5)

Entramos al albergue regentado por Carlos, en Candanchú. Desde las anchas vitrinas del comedor se deberían divisar las cascadas de Izas. Pero hoy no se ven, tan solo se insinúan, este invierno no se han llegado a formar. Fuera las calles están llenas de nieve pastosa, que se funde bajo un sol abrasador. Hace tanto calor que parece que toda la nieve tuviese que desvanecerse en cuestión de horas. En cambio las montañas están saturadas, y el elemento blanco se ha enganchado en las paredes nortes, tapizando por completo todos los relieves, hasta los más verticales.

Carlos nos muestra orgulloso su colección de pitones, nos habla de la historia que cada uno de ellos, y nos anima a realizar una ascensión a algún corredor.

Pinarra (6)

– La nieve está aposentada. Ha nevado, ha llovido, ha hecho calor y luego frío. Ha sufrido cambios radicales y constantes, y el manto ya era consistente en noviembre …

Al final, después de dar vueltas y más vueltas a las posibles alternativas, se me aparece en la mente una ascensión que hace tiempo que pretendo realizar, pero que nunca la he visto en las condiciones que consideraba idóneas. No obstante tengo la certeza que ahora debe estar formada. “Si no lo está ahora, no lo estará nunca”. Pienso en mi interior.

Lluís acepta la propuesta sin demasiado entusiasmo. Está hastiado de tanto cambio de plan, de tanta búsqueda, de tantos kilómetros y de tantas deliberaciones delante de incontables cervezas.

Pinarra (7)

El estado de animo nos cambia radicalmente cuando divisamos la Aguja de Pinarra. Esbelta, no exenta de coquetería, semeja ser el guardián de la boca sur del túnel de Bielsa. En su margen derecho se precipita en ruidoso chorro de Pinarra. (!Hay, si aquí helase un poquitín más¡). Por el centro de la Aguja, tal como había imaginado, se dibuja una canal ancha y entrecortada por muros rocosos. Ya podemos ir a cenar tranquilos. Aveces me sorprende lo ridículo que resulta el alpinismo; como nuestro estado de ánimo depende tanto de las escaladas que deseamos realizar. Con frecuencia he oído hablar del alpinismo como el elíxir de la juventud eterna, pero yo más bien diría que la ilusión, la pasión y los estados anímicos que genera son más propios de lo que podríamos llamar una “infancia eterna“.

Eres como un niño – me han recriminado

La montaña me ha hecho heredero de Peter Pan – he respondido.

Al día siguiente, como siempre, salimos tarde. La aproximación es corta y según Lluís en tres horas liquidamos la ascensión. El sabe, tan bien como yo, que serán más horas de escalada, pero en ningún momento mostramos excesivas prisas para emprenderla. “Será que los años de escalada nos otorgan una mayor serenidad, o quizás se trate de un incremento de nuestra holgazanería”. Son las diez pasadas cuando empezamos a caminar. La aproximación, no obstante, es casi nula. Poco menos de treinta minutos de marcha nos separan del inicio de la escalada. La nieve está dura, a pesar de que el cielo esté nublado y la temperatura se mantenga un poco por encima de los cero grados.

Pinarra (8)

Ya el primer largo nos augura las características de la ascensión: tramos de nieve dura y otros de nieve granulada, combinada con resaltes de hielo y tramos mixtos, algunos visibles y los otros ocultos que requieren ser limpiados.

Ha excepción de un tramo central, todos los otros largos de cuerda presentan secciones complicadas que hacen de la ascensión un bonito ejercicio que nos exige concentración y calma. No llevamos ningún spit, por aquello que consideramos que, en este tipo de ascensiones, cuando te acostumbras, no los hechas a faltar. Alguna que otra reunión, como siempre, se resiste al montaje fácil, pero con cierta perseverancia e ingenio, todas ellas resultan completamente seguras.

Pinarra (9)

En los últimos largos nos sorprende un cambio de tiempo, pero en esta ocasión la tormenta resulta ser apacible. Tan solo niebla y la caída constante de copos de nieve. No hace viento, no hace frío. Por tanto la nevada es bienvenida, amplia la rigurosidad de la alta montaña, sin hacerla desapacible.

Pinarra (14)

La vía concluye en la misma cumbre. En si, la aguja de Pinarra no es más que el extremo de la cresta que, en dirección al N.E., se desprende de la cadena montañosa del Sierra Pelada. Es muy posible que sea la nuestra la primera ascensión a la misma. El descenso lo realizamos mediante ráppeles. Es de noche y la nevada insistente nos hacen temer por la posibilidad de alud. Una de las cuerdas se nos ha roto al recuperarla, justo en el primer descenso. Rozaba con un saliente rocoso y, al estirar, hemos arrancado más de diez metros de la camiseta. No obstante rappelamos con ella. El primero que realiza la operación tiene las cuerdas atadas en la instalación de ráppel, con lo que se elimina el peligro que supone la posible ruptura de la cuerda dañada. El segundo en bajar no tiene más remedio que fiarse de la cuerda estropeada. Por suerte los ráppeles no son excesivamente verticales, y no se fragmenta ninguna de las diminutas trenzas del alma de la cuerda. El problema principal es que los hilos interiores, sin la protección de la camisa, van creando nudos que no logramos desenredar, y el resultado final es que, en el último de los ráppeles, se ha formado una pelota que no pasa por el descendedor. “Realmente, si hubiésemos tenido que rappelar dos o tres veces más nos habríamos visto en un apuro“, le comento a Lluís mientras recogemos el material, ya a pie de pared. No responde, la cuerda rota es la suya; es la primera y la única escalada que realizará con ella. Apenas hace un mes le robaron dos cuerdas más, también nuevas, cuando nos abrieron el coche en el sur de Francia, de viaje hacia los Dolomitas.

Pinarra (10)

Que caro es el alpinismo!!!. Inviertes tiempo, dinero, ilusiones, y encima destrozas el material. Los piolets también se han visto severamente castigados. Las hojas eran nuevas, y ahora parece que hallan sido utilizadas durante todo un invierno.

No importa. La recompensa está aquí, en esta escalada que ya es pasado, en tantas otras que serán futuro, y en el rico y valioso presente en que se traducen los mágicos instantes de las ascensiones.

Pinarra (11)

Clava el piolet derecho en busca de la hierba bajo la nieve congelada. Con la hoja del piolet izquierdo has conseguido encontrar un saliente de roca donde los dientes de aguantan, … un anclaje precario, pero suficiente para mantener el equilibrio. Una vez ancladas las herramientas sube suavemente, traccionando de ellas lo imprescindible. A medida que has estirado el cuerpo has perdido el pie izquierdo del campo de visión. Un ligero ruido a metal te recuerda que el grampón tan solo está arañando la piedra. Sube el pie derecho superando la altura de la rodillo. Las puntas penetran fácilmente en la fina capa de hielo que acaba de crujir para luego fragmentarse. La posición está tomada. Vuelve a observar los piolets. No se han movido. Aguantaran. Un rápido movimiento y respiras hondo. Descargas la presión. Dejaste atrás uno de los pasos. Observas el siguiente … 

Pinarra (12)

FICHA TÉCNICA

AGUJA DE PÌNARRA – PARED N.E. – VIA DELS ELFICS

1a ascensión: Lluis Subirana y Pako Crestas en enero del 2001

Dificultad: 375 metros de recorrido + 150 metros de la canal de acceso

V+ mixto y 85º (resalte). Dificilmente en condiciones. Mixto Pirenaico de D.O. Tramos expuestos.

Material: Completamente desequipada. Llevar pitones variados (sobretodo universales). Friends, tascones y 2 tornillos de hielo. Atención, ciertas reuniones cuestan de montar.

Aproximación: Desde la boca sur del túnel de Bielsa, evidente. 30 minutos

Descenso: Por la cara norte. Rápeles equipados. Peligro de alud.

Pinarra (13)

 

Deja un comentario

Archivado bajo 4MILES

NUEVAS GOULOTTES DE HIELO EN LA CARA SUR DEL ANETO (MAYO 2011)

banner blog pakocrestas

¿QUIERES VIAJAR CON PAKO CRESTAS? – CLICKA FRASE – VISITA www.catalonia-trekking.com ó envia mail a pakocrestas@gmail.com ó whatssap al 0034 615626813

Sur Aneto (14)

Ya hacía años que tenía en mente la posibilidad de escalar nuevos itinerarios glaciares en la cara sur del Aneto. Se trata de una vertiente solitaria, la más “desconocida” y menos visitada del gigante de la región.

P1040074

 La escalada de esta vertiente planteaba cierta problemática. Una de ellas era ¿en qué época del año ir? En pleno invierno las distancias se alargan se manera significativa, puesto que la marcha a pie empieza en Senarta; al inicio de la larga pista forestal de acceso al valle de Vallhibierna, la cual acostumbra a estar nevada o helada. Las condiciones de la pared tampoco han de ser buenas en esta época del año, el exceso de nieve en la altura impiden una buena transformación de la misma, a pesar de su orientación sur. Principio de primavera es peligroso por los aludes y el quizás aún mayor exceso de nieve; y tampoco se puede tener garantías de que el hielo de la cascada esté formado. Finales de otoño puede ser buena época … aún no han caído grandes nevadas y las primerizas acostumbran a transformarse bien en altura y quedar la nieve endurecida y enganchada a la pared … pero hay un gran diferencia entre nieve dura endurecida y hielo de fusión, y lo que interesaba para la escalada era el segundo.

Sur Aneto (3) 

La mejor opción, sin duda, es el final de la primavera, el mes de mayo. Entonces la larga pista de Vallhibierna ya es practicable para subir en 4 * 4, las pendientes de aproximación se suben rápidamente a punta de crampón y hay posibilidades de encontrar hielo de fusión en la altura. El problema entonces es encontrar compañero de cordada que se deje “enredar”. El escalador invernal relaciona el hielo a la corta temporada de cascadas de hielo en los valles pirenaicos y la mayoría muestran un total escepticismo ante la posibilidad de escalar en hielo en mayo, cuando en las zonas bajas  y en la mayoría de paredes rocosas uno ya va en manga corta y sudando la gota gorda. No se tenían referencias de líneas finas de hielo en la sur del Aneto. Casi todo el mundo piensa lo mismo: “… si hubiesen líneas de hielo en la sur del Aneto, ya estarían divulgadas y se conocerían”, y para más inri la vertiente está muy lejos, comporta una larguísima marcha de aproximación, y hasta que uno no se encuentra a pie de pared no puede responder a la gran incógnita: ¿estarán o no estarán las líneas heladas?

Sur Aneto (9)

Por suerte este invierno puede coincidir en varias escaladas mixtas con una alpinista excepcional que comparte cien por cien esta curiosidad que yo siento por los lugares lejanos y faltos de divulgación, el Eloi Callado. Poco antes escalamos de manera rápida una bonita línea a la pared N.E. del Vallhibierna, otra obertura de una linia directa y helada de una inusual elegancia. Desde la panorámica cumbre del Pico Culebras disfrutamos de una visión frontal de la vertiente sur del Aneto y no tardamos mucho en acordar donde íbamos a hacer la siguiente incursión. La exploración de la vertiente sur del Aneto que tanto anhelaba realizar estos últimos años, sería una realidad una semana más tarde.

Sur Aneto (2) Mayo tiene sus grandes ventajas: días largos, agradables tardes que invitan a cenar fuera de la tienda, sobre los verdes y florecidos prados de hierba… pero también tiene un gran inconveniente: si deseamos escalar de hielo y nieve tendremos que madrugar de manera excesiva, algo a lo que las personas de sangre mediterránea no nos podremos acostumbrar en varias vidas. A las 2 el maldito despertador nos requiere para iniciar la larga jornada “laboral”. Como dos autómatas, con los biorritmos entumecidos, subimos en silencio las largas pendientes situadas sobre el ibón de Llosars, observando cómo, poco a poco, los recortados y aún oscuros cordales, aumentan de dimensión a medida que nos aproximamos a ellos. Por suerte, la recompensa se muestra ante nuestros ojos a la vez que rompe el alba. Estamos bajo la vertiente sur del Aneto y ante nosotros dos finísimas líneas de hielo que rayan esta vertiente vertical, rota y llena de grandes bloques en equilibrio.

Sur Aneto (10)

De hecho la vertiente sur del Aneto ya tiene otras vías algunas de ellas históricas, como la Lariño, abierta a principios del siglo pasado y que discurre por viras repletas de bloques en dudoso equilibrio; y las fáciles canales de Llosars o del Sita, raramente recorridas. La verdad es que fuera de las canales de nieve fáciles situadas en el margen izquierdo, la pared no invita a la escalada en roca. Su aspecto es bastante calamitoso. A pesar de ello hace relativamente poco se abrió una linia de roca directa al Aneto por esta vertiente, y sorprendentemente la cualidad de la roca en las zonas verticales resultó ser bastante buena, se trata de la vía “Sur Directa” abierta en agosto del 2006. Las dos líneas de hielo de las goulottes “petit Crestas” y “Pirena” discurren, respectivamente, a la derecha e izquierda del frontón rocoso de la susodicha directa estival.

 Sur Aneto (1)

Eloi y yo estábamos ahora ante un verdadera regalo a la perseverancia. Dos líneas de hielo de fusión, rectas, efímeras y verticales, que nos debían llevar de manera directa al a cumbre más alta de la cordillera pirenaica. 

Sur Aneto (11)

La primera de las goulottes, la que más tarde bautizamos como “petit Crestas”, fue de ejecución rápida por varios motivos: solo las primeras horas del día son aptos para escalar en hielo cuando la temporada está tan avanzada (estamos en el mes de mayo), Eloi es un escalador excepcional, que se mueve con una soltura y velocidad envidiable y solo escalando de manera presta podríamos encadenar las dos canales antes de que las temperaturas aumentasen en exceso.

Sur Aneto (4) 

Y así fue, poco más tarde destrepamos la canal Sita que nos situamos a pie de la segunda goulotte, que resulta ser más vertical y difícil que la anterior. A pesar de que aún es pronto, la parábola del Sol en el mes de mayo hace que el mismo enseguida gane altura e ilumine con cálidos rayos la totalidad de las vertientes de las montañas, inclusive las orientadas al norte. Por “suerte” unas brumas matinales, preludio de la más que previsible tormenta eléctrica, empiezan a cubrir paredes y cordales, lo que evita que el sol directamente a las frágiles cascadas por las que debemos escalar. No obstante la escalada se muestra muy delicada. Hace calor, la cascada gotea por doquier y parte de ella no deja de ser una fina lastra adosada sobre el granito. Para más tensión a mitad del segundo largo encontramos una columna colgante que no queremos ni mirar. Prohibido tocarla. Eloi escala con extremado cuidado y con una soltura que solo tienen aquellos tocados por el don del buen arte del alpinismo y los largos años de experiencia. Yo me encuentro en una reunión un tanto desprotegida (no habían opciones que montarla en un lugar más seguro) y la tensión va creciendo en mi interior, ante la posibilidad de que se desprenda parte de la cascada. Por supuesto no le comento nada a Eloi, el sabe mejor que yo a que estamos jugando y cualquier comentario por mi parte tan solo contribuiria a aumentar su tensión, que también es elevada dada la precariedad, dificultad y exposición de la escalada. Por suerte tomo la previsión de dejarme colgando la mochila de una sola nansa, por si la misma me debe servir como escudo improvisado (consejo que no enseña ningún manual de alpinismo). Y como si fuese un oscuro preludio de los acontecimientos,  una bloque relativamente grande se le desprendió a mi compañero cuando ya estaba a punto de concluir el largo. Piedra que se dirigió directamente al emplazamiento de la reunión, ante los gritos de advertencia y la mirada atónita de Eloi. Por suerte me pudo medio esconder bajo la mochila lo que me ayudó a absorber la fuerza principal del impacto. Un buen susto, la mochila rota, la cantimplora abollada y un buen impacto en el pie y en la pierna sin fractura final, fueron las única consecuencias de este desagradable incidente. A pesar del mareo inicial y de tener el cuerpo bastante adolorido, Eloi pudo finalizar el largo, montar una sólida reunión y yo pude reunirme con él poco más tarde, después de escalar el difícil largo. 

Sur Aneto (5)

Descenso largo, silencioso, contentos por las vía, pero dispersos, pensativos y dubitativos por lo que hubiese podido ser un grave accidente. Yo voy cojeando, Eloi cargado como un mula, lleva el todo el material y las cuerdas. Yo se lo agradezco enormemente, puesto que ya bastante tengo con ir bajando poco a poco con este dolorido cuerpo que me ha quedado. Las nubes ya se han cerrado por completo, caen las primera gotas y la tormenta ruge cercana, por la zona de los picos de Vallhibierna. El Aneto queda a nuestra espalda, invisible, impasible, ajeno a nuestros pequeños “triunfos humanos”. Concluimos aquí breve episodio personal de la ya larga lista de aceres pirenaicos. Estas dos líneas tienen un significado especial para dos enamorados del Pirineo como somos Eloi y yo. Independientemente de la dificultad y la relativamente corta longitud, se tratan de las líneas de hielo más altas de la cordillera y que concluyen en el punto más alto. Un bonito, breve y humilde episodio más en la enciclopédica historia del pirineismo. Movidos por cierto romanticismo dedicamos estas fugaces y bonitas líneas a aquello que más queremos, por eso llevan los nombres de “Petit Crestas” y “Pirena”, cuyas respectivas sonrisas de 6 y 5 años nos esperan al volver al hogar, ajenos a los extraños entretenimientos de sus padres.  

Sur Aneto (6)

FICHA TÉCNICA 

CARA SUR DEL PICO ANETO, 3.404 m.

Punto de partida:      Refugio de Coronas (conocido como la cabaña de pescadores), 1.950 metros.     

Aproximación: Subimos hacia el este remontando el valle de Vallibierna siguiendo el G.R. hasta los planos de la Pleta de Llosars. En este punto abandonamos el G.R. y subimos por el camino con hitos que nos lleva, en dirección N.E. hasta el Ibón de Llosars (2.580 m). Seguimos remontando chancales y neveros (dependiendo de la época del año) ganando altura de manera directa y evidente hasta el pie de pared, ya bien visible durante la última fase de la marcha de aproximación. Calcular de 4,30 h a 5 h.

Descenso: El descenso más cómodo es por el Collado y el Valle de Coronas hasta la cabaña de Vallibierna o Refugio de Coronas. Si hemos acampado en el valle de Llosars, tanto en la zona de la Pleta como en la zona del Ibón, lo más cómodo para el descenso será bajar por la propia canal Sita, que tiene instalado dos rápeles de 30 metros. Calcular 3,30 h para el descenso. 

Sur Aneto (13)

Época aconsejable: normalmente las canales pueden ser practicables de noviembre a finales de mayo, principios de junio. No obstante las dos goulottes directas de hielo de fusión tan solo acostumbran a formarse en primavera.

Observaciones: De todas las vertientes escalables que llevan al rey pirenaico, ésta es la más atractiva, si bien no deja de ser relativamente corta, las escaladas tienen un gran ambiente.

Sur Aneto (12)

Directa Petit Crestas 

Recorrido/dificultad: 250 metros. El primer largo y medio presenta tramos de 70º – 75º y M4. Zona intermedia de 55º – 50º y salida final y directa a la cumbre de 60º – M3.

1a ascensión: Eloi Callado y Pako Crestas en mayo del 2011.

Características y condiciones: Directa y atractiva linia que presenta resaltes continuos sobre hielo de fusión y un tramo final mixto fácil con la inigualable elegancia de desembocar directamente a la cumbre del Aneto. 

Material útil: Friends variados, tascones, algún pitón corto.

Sur Aneto (7)

Goulotte Pirena 

Recorrido/dificultad: 250 metros, los dos primeros largos mantenidos, media de 70º – 75º, máxima de 85º y M5, luego ya 55º – 50º. 

1a ascensión: Eloi Callado y Pako Crestas en mayo del 2011.

Características y condiciones: Extraordinaria y excepcional goulotte que presenta la linia de hielo más alta de la cordillera. Toda ella acostumbra a ser una estructura frágil. Atención a la columna en equilibrio del segundo largo y a la calamitosa calidad de la roca en el penúltimo resalte de salida de la goulotte.

Material útil: Pitones variados, friends medianos y pequeños y tres tornillos de hielo cortos.

Sur Aneto (8)

Deja un comentario

Archivado bajo 3MILES

TOUBKAL – CORREDORES DEL CIRCO DE IKHIBI SUR

banner blog pakocrestas

¿QUIERES VIAJAR CON PAKO CRESTAS? – CLICKA FRASE – VISITA www.catalonia-trekking.com ó envia mail a pakocrestas@gmail.com ó whatssap al 0034 615626813

Toubkal cara O - (5)

La cabecera del recurridísimo valle de Ikhibi Sur, por donde discurre la via normal del Toubkal, presenta un pequeño circo que en invierno presenta diferentes alternativas para la escalada en nieve y mixto

Toubkal cara O - (2)

FICHA TÉCNICA

Aproximación: Por el valle de Ikhibi Sur, antes de llegar al collado vemos de manera evidente el acceso al circo que queda a nuestra izquierda. Calcular 1 h 40 min.

Descenso: Por la via normal del Toubkal hasta el refugio. 1,15 h a 1,30 de descenso. Casi siempre bien marcado y super evidente.

  1. CHIMENEA CENTRAL

1ª ascensión: Sin datos

Dificultad: Media de 50º. Máxima de 60º Y M4.

Desnivel: 250 m de corredor

Material: 6 friends variados, tascones. 4 pitones

Itinerario: Evidente chimenea que surca la parte central de la pared. A media altura presenta una variante, una salida en mixto de M3 que da acceso a las campas laterales. Variante realizada por Andrés Escribano y Monia Deville durante el 2º Stage Pyrene Ice en febrero del 2018.

Toubkal cara O - (4)

  1. GOULOTTE PETITA ASHA

1ª ascensión: Ismael Antequera, Carlos Enrique López  y Pako Crestas en febrero del 2018

Dificultad: Media de 45º-50º. Máxima de 65º y M4.

Desnivel: 150 m de corredor, 300 m la vertiente contando las rampas de entrada y salida

Material: 5 friends variados, tascones. 1 universal

Itinerario: Estrecha goulotte situada justo al margen izquierdo de la barrera rocosa principal, a tocar de las canales fáciles del margen de la pared. Primer largo de goulotte y el segundo mixto de M3 corto y fácil de proteger. Salida por campas.

  1. GOULOTTE DE LA IZQUIERDA

1ª ascensión: Sin datos

Dificultad: Media de 50º. Máxima de 60º 

Desnivel: 200 m de corredor

Material: personal básico

Itinerario: Canal encajada y mantenida en nieve situada al margen izquierdo de la pared, pocos metros al lado de la Petita Asha.

Toubkal cara O - (6)

  1. CANAL DE LA IZQUIERDA

1ª ascensión: Sin datos

Dificultad: Media de 45º – 50º. Máxima de 55º 

Desnivel: 180 m de corredor

Material: personal básico

Itinerario: La canal situada más a la izquierda. Ancha y evidente. Una manera directa de subir a la cumbre y sin excesivas complicaciones.

Toubkal cara O (3)

Deja un comentario

Archivado bajo 4MILES