Archivo de la categoría: AFRICA

CRONICA DE LA GRAN TRAVESIA DEL ATLAS – M’GOUN A TOUBKAL – JUNIO 2018

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es banner-blog-pakocrestas-2.jpg
SOMOS ESPECIALISTAS EN ORGANIZAR VIAJES DE TREKKING Y MONTAÑA PARA GRUPOS POR TODO EL MUNDO: https://www.catalonia-trekking.com/vist-trek-planeta-tierra/
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es banner-blog-pakocrestas-3.jpg
¿QUIERES VIAJAR CON PAKO CRESTAS, EL AUTOR DEL BLOG? VISITA NUESTROS PRÓXIMOS DESTINOS EN: https://www.catalonia-trekking.com/viajes-mon-petit/

SIGUENOS EN INSTAGRAM: https://www.instagram.com/pakocrestas/

SIGUENOS EN FACEBOOK: https://www.facebook.com/pakocrestascom/

?

Sin lugar a dudas una de las mejores experiencias que he tenido en mi vida ha sido compartir la Gran Travesia del Atlas, del M’Goun al Toubkal, con mi hijo Dídac que para esas fechas (julio 2018) contaba con 13 años.

De tal palo, tal astilla. Mi hijo estuvo todo el momento a la altura de las circunstancias, con buen ritmo, en buena forma. Quejándose un poco, como es normal … y descubriendo mil y uno estímulos que de bien seguro le marcarán para el resto de su vida. El viaje es el mejor aprendizaje posible, y por suerte puedo inculcar el mismo a mi propio hijo.

¿Qué hace un padre a llevar a su hijo a realizar una travesia como esta? – me repetía a modo de sorna cada dos por tres. ¿Qué te he hecho para que me hagas esto?

  • Te quejarás … le respondía yo de manera inmediata … si tu abuelo me hubiese llevado a vivir una experiencia como esta, a tu edad ….

Este era nuestro mantra diario, una mezcla de cinismo que es marca de la casa.

La Gran Travesia la separamos en tres fases bien diferenciadas. Primero la travesia O-E del M’Goun, de la cual podéis buscar la correspondiente crónica en el blog. Segundo la parte intermedia entre el M’Goun y el Toubkal, donde descubrimos los dos el Atlas más genuino y auténtico, fuera de los circuitos frecuentados por los montañeros turistas occidentales. Por último la travesia O-E del Toubkal, donde coincidimos con un segundo grupo que nos acompañó en el trayecto final y donde volvimos a coincidir con las montañas frecuentadas por montañeros turistas mayoritariamente europeos.

Cuando empezamos la travesia en el pueblo de Tabant tenía marcado en el GPS el waypoint de la cumbre del Toubkal. Este tema se convirtió en una especie de juego. Cada día veríamos cuanto avanzábamos en línea recta hacia el destino final de la travesia. El Toubkal. En fecha 26 de junio, al iniciar la jornada, nos quedaba a 148,3 quilómetros en línea recta y al finalizar la jornada a 143,1 quilómetros. Estas mediciones nos servirían para hacernos una idea de la distancia porcentual recorrida, si bien al contar la misma en línea recta no dejaba de ser algo anecdótico, puesto que al final de la travesia realizamos 274 quilómetros y 630 metros.

El 27 de junio no pudimos rebajar distancias, puesto que al subir y bajar al M’Goun volvimos a pernoctar en el mismo lugar, en las proximidades del refugio de Tarkeddit.

Gran Travesia (7)

El 28 de junio hicimos la travesia del refugio de Tarkkedit para descender de la meseta del M’Goun a los poblados situados a poniente de la majestuosa montaña. Dormimos en las afueras de Tasgaïwalt, donde nos situamos a 131,6 quilómetros en línea recta de nuestro destino final.

Gran Travesia (8)

El 29 de junio fue el último día que compartimos con el primer grupo y llegamos a la pequeña población de Aït Ali N Ito, en la cual estábamos a 113,7 quilómetros en línea recta del Toubkal.

IMG_0542

El 30 de junio fue el primer día en que Dídac y yo nos quedamos solos con el guía Hussein y los dos muleros, Lahzen y Ibrahim. Empezaba nuestra aventura intima. Padre, hijo y una gran travesia muy poco conocida y frecuentada ante nosotros. Suerte que Hussein, persona inteligente donde las haya, no dudó en ningún momento, y sin necesidad ni de mapas, ni de GPS ni de ninguna reseña o ayuda documental, nos llevó siempre por el lugar correcto.

Gran Travesia (12)

El 30 de junio fue una jornada relativamente corta. Tras dejar atrás en M’Goun las montañas pierden fuerza y altura, les falta ímpetu, pero entre redondeadas sierras se esconde un Atlas genuino, auténtico, ancestral. Pasamos por la población relativamente grande de Magdaz, remontamos el collado de 2.470 m de altura y dormimos en las afueras de la perdida población de Tagoukht, al lado de una Fuente y una diminuta balsa alimentada por la misma. Esta tarde Dídac empezó a descubrir una realidad paralela, cuando vio que en el pueblo habían niños de unos 7 u 8 años abriendo zanjas de tierra; al acercársele un niño pequeño que tímidamente le besó la mano y salió corriendo y al pedirnos una mujeres campesinas que recogían la cosecha en el campo una vendas o gasas para curarse de una herida aún abierta en el dedo. Dídac, en un arrebato de solidaridad quiso darles el botiquín entero, sin reparar que el mismo podía ser de vital importancia para nosotros. Un instinto solidario fuera de dudas que seguramente ha heredado de los genes de su madre.

Gran Travesia (13)

Por la tarde otra nueva experiencia que conmocionó a mi hijo. Sin previo aviso de una de las cazuelas sacó la cabeza una gallina. Hussein rápidamente puso una piedra encima de la tapa para que el animal no marchase. – ¿Papa, y esa gallina? … pues no se hijo, creo que va a ser la cena … Más tarde el guía y los muleros repetían una y otra vez que la gallina había escapado y que retornó al pueblo, pero estaba claro que la carne que acompañaba la cena nos hacia sospechar seriamente de la presunta fuga.

IMG_0528

El hecho de que la jornada fuese corta tenía una explicación de pudimos comprender al día siguiente. Más allá de este valle ya no habían más pueblos. Teníamos por delante una jornada y media sin cruzar ninguna otra población. En Tagoukht había una tiendecilla, pero Dídac y yo no acertamos a descubrirla hasta que no nos acompañó Ibrahim. El secreto era bien sencillo, la tienda estaba cerrada y no tenía ninguna rotulación que la distinguiera del resto de casas del pueblo. El amo de la tienda solo habría a demanda, puesto que los clientes potenciales eran los mismos habitantes del pequeño pueblo al que todos conocía. Es absurdo en ese caso permanecer todo el tiempo con la tienda abierta, seguro que nosotros éramos los únicos “clientes atípicos” o foráneos que venían a comprar en meses. Este primer día de la segunda fase de la travesia dormimos a 106,6 Km en línea recta de nuestro destino.

Gran Travesia (14)

El 1 de julio, con el cambio de mes, realizamos una de las jornadas más bonitas, largas y solitarias de la Gran Travesia. Remontamos varios collados hacia el oeste y de pronto descubrimos la gran montaña tricolor del Jebel Anrhomer, de 3.607 m metros de altura.

IMG_0537

Al traspasar uno de los numerosos collados hicimos una pausa en la cual nos comimos unas naranjas de aspecto poco “ortodoxo” pero de una gran sabor. El aspecto externo de las mismas y su fuerte sabor natural hizo que mi hijo no supiese qué estaba comiendo, con lo que me preguntó con la mayor naturalidad … ¿papa, que es esto? …. Naranjas, hijo, son naranjas … le respondí, consciente de que quizás fuese la primera naranja completamente natural que tomaba en su vida.

IMG_0551

De hecho esta jornada consistió en aproximarnos a la curiosa y solitaria montaña para flanquearle por su vertiente sur e ir a dormir ya tras la línea de caída de la cumbre principal, más a levante, en el mágico, remoto y escondido lago de Tamda donde hicimos noche. Sin duda este fue uno de los mejores lugares de acampada de la gran travesia.

IMG_0584

Por la tarde, a orillas del lago, jugábamos a tirar piedras ovaladas para que rebotasen en el agua cristalina y dibujasen unos cuantos saltos antes de sumergirse. Un juego antaño común entre los niños, que hoy pasan demasiado tiempo frente a las pantallas e internet. Este fue otro tema de aprendizaje para Dídac. Matar el tiempo de manera lúdica solo con la ayuda de piedras ovaladas y la superficie nítida de un lago remotísimo.

IMG_0588

El lago de Tamda. Uno de los pocos lagos naturales de la cordillera del Atlas. Un lugar único. Disfrutamos de una tarde tranquila, perdidos en el fin del mundo. Estamos a 91,7 quilómetros en línea recta de nuestro destino. Hoy el avance ha sido considerable.

IMG_0579

El 2 de julio realizamos otra jornada completamente diferente a las anteriores. Tras dejar atrás el lago iniciamos un largo y constante descenso. Al traspasar un altiplano Lahzen e Ibrahim intentaron cazar una ardilla a pedradas. “Para la cena” comentaban. Al final capturaron un ejemplar pequeño que liberaron sin más. “demasiado pequeño para comer”, era la clara explicación.

IMG_0610

Más tarde pasamos por un rio salado, tramos del cual presentaban tanta sal que parecía que el suelo estuviese cubierto bajo una fina capa de nieve. A mida de bajamos junto al rio la vegetación de hacía más exuberante y de los árboles colgaban centenares de flores rosas.

IMG_0617

Al llegar a las poblaciones de Tighza y alrededores el calor ya era insoportable. Habíamos perdido mucha altura y se notaba. Al llegar a Anmiter encontramos el restaurante donde planeábamos comer cerrado a cal y canto. Improvisamos aquí un transporte por carretera hasta Télouet, haciendo un poco de “trampa”. No obstante la fuerte calor y la longitud de la jornada bien justificaban esta pequeña ayuda motorizada.

IMG_0627

Télouet es una población relativamente grande. Allá nos pudimos relajar entre bares y tiendecillas, hasta ver parte de una partido de futbol del mundial (por mucho de tanto a mi hijo como a mí nos importa un rábano el futbol) y también visitamos la imponente Cashba. Este día dormiríamos a 69,2 quilómetros en línea recta de nuestro destino. La larga caminata y el auxilio del tramo motorizado habían ayudado a dar un empujón definitivo restando quilómetros de distancia al Toubkal, aún lejano e invisible para nosotros.

IMG_0632

Esta noche Dídac dormirá feliz. Por fin una cama con colchón desde que empezamos a realizar la Gran Travesia solos. Se siente afortunado de dejarse caer sobre un colchón tras varios días durmiendo en el suelo. Yo estoy tan acostumbrado a ello que casi ni noto la diferencia, pero mi hijo aún tiene la piel fina es este aspecto. Confío que, si quiere seguir mis pasos, ya cambiará, más le conviene.

IMG_0636

El 3 de julio también realizamos una jornada larga y sumamente variada. Salimos con un calor considerable a primera hora de la mañana desde las proximidades de Télouet. Vimos aquí un alacrán. Un venenoso escorpión que nos recordó que toda precaución es poca y que hay que ir especialmente alerta por estas montañas áridas y secas.

IMG_0652

A medida que discurrió la jornada ganamos altura, con lo cual el calor dejó de apretar hasta el punto que fue sustituido por una fuerte viento en las alturas. A mediodía descendimos hasta traspasar la carretera N-9 a la altura de una restaurante, donde Dídac pudo disfrutar de un momento mágico para él: UNA PIZZA DESDE QUE EMPEZÓ LA TRAVESIA !!!

20180703_162029.jpg

Por la tarde ascendimos a los cultivos de Afra, donde disfrutamos de uno de los mejores atardeceres en un lugar que también transmite una magia especial. Este altiplano es una zona rica en cultivos y agua, y lo explota una verdadera mancomunidad. Los vecinos son los propios co-propietarios. Aquí y allá vimos gente trabajando hasta que la penumbra se cernió sobre la montaña.

IMG_0662

A partir del cruce de la carretera dejamos atrás el Atlas Central para entrar en la zona del Alto Atlas. Se nota de manera radical en las formas de las montañas. Dejamos atrás las cumbres completamente redondeadas y de suaves líneas, para ver de nuevo cresterios, paredes y vertientes agrestes.

IMG_0676

Voy tomando nota de posibles futuros proyectos alpinísticos en la zona. Paredes vírgenes que en invierno pueden resultar sumamente interesantes para la escalada. Cada loco con su tema. Hoy dormiremos a 57,6 quilómetros de nuestro destino.

IMG_0681

El 4 de julio descendemos al pueblo de Afra, se ve una comunidad relativamente rica, con una bonita mezquita en el corazón de la población. Hoy seguimos el curso del rio, pasando por entrañables pueblos como Assadesse para finalizar en la ribera del Oued Zat, en las proximidades del pueblo de Azgour, donde descansamos ya a mediodía.

IMG_0692.JPG

Hoy es una jornada corta, de tránsito, casi de descanso. Por la tarde aprovechamos para bañarnos en el rio, perecear, hacer colada. Poco a poco nos acercamos a nuestro destino final, hoy dormiremos a 51,0 quilómetros en línea recta de la cumbre del Toubkal.

IMG_0700.JPG

El 5 de julio Dídac se despierta con un poco de malestar. Quizás es la excusa para subir un rato encima de la mula, se moría de ganas. Más tarde por suerte el malestar se desvanece. Hoy realizamos una bonita travesia por campos altos. Verdes, de vegetación alta y exuberante. Al medio día paramos frente a los Azibs de Adarza donde sus pobladores realizan una fiesta. Están celebrando el inicio de la temporada de verano. Durante 3 meses habitaran estas tierras altas y fértiles con sus rebaños y campos de labranza.

IMG_0723

Por la tarde traspasamos el collado de Talat n’Iferd y en la lejanía ya contemplo montañas que me son comunes, como el Angour, aunque el Toubkal aún queda oculto tras elles. La calima tampoco no permite una adecuada visualización, pero poco a poco diviso tierras ya conocidas.

IMG_0734.JPG

Acampamos en una zona indeterminada del valle por el cual hemos iniciado el descenso. Cerca del primer punto de agua. Tarde tranquila. Hoy la jornada ha sido larga. Dormimos a 38,2 quilómetros en línea recta del Toubkal.

IMG_0741

El 6 de julio volvió a ser una jornada relativamente tranquila, mayoritariamente de descenso. Tras traspasar una arista empezamos a encontrar poblaciones relativamente grandes como Ouigrene, para llegar más tarde al asfalto a la altura de Imi-n-Taddert.

IMG_0747

Desde aquí continuamos por la carretera hasta la turística población de Ourika donde haremos noche en un albergue – hotel. Dídac puede disfrutar otra vez de una colchón y de una cama, pero no de la pizza, a pesar de que vamos a una “pizzeria-tratoria” donde se acaba tomando un tajín al lado de una foto de la deseada pizza.

IMG_0749

Por mucho de buscamos y rebuscamos ningún establecimiento le sirve pizza o hamburguesa. El único que promete dar el servicio abre sus puertas al público al día siguiente. Yo también me quedo sin la deseada cerveza. También me habían dado falsas esperanzas.

IMG_0763

Ourika es un pueblecito muy agradable, con multitud de restaurantes y buenas gastronomía local. Hay muchas terracitas con sillas multicolores puestas justamente dentro del lecho del rio, que permite estar comiendo o bebiendo algún refresco mientras uno tiene los pies dentro del agua. Un buen antídoto para el calor estival.

20180706_132337

Por la tarde vagabundeamos por el pueblecito. Cae el único aguacero de toda la travesia, una corta y repentina lluvia de tan solo 5 minutos que crea más bochorno que refresco. Tal como cae al suelo se evapora sobre el asfalto. Falsa alarma, continua el tiempo seco y cálido. Descansamos, nos hidratamos, miramos tiendecillas, pero sin pizza para Dídac ni cerveza para mí. Habrá que esperar a Marrakech. Hoy dormimos a 29,2 quilómetros de línea recta de nuestro destino final.

IMG_0771

El 7 de julio resulta ser una jornada 100% montañera, dura, larga … nos alejamos de la comodidad de Ourika y subimos, subimos, subimos, para perdernos por altos y profundos valles.

IMG_0789.JPG

Por la tarde pasamos por el pueblo de Amenzel, el pueblo más remoto de toda la travesia. Ninguna pista llega a él, solo un camino. El pueblo vecino más cercano al cual sí que llega una vertiginosa pista, está a unos 3 horas de marcha a pie o mula y requiere remontar dos collados. Estamos a casi 2.400 m de altura. Quizás sea también el pueblo más alto del Atlas.

IMG_0802.JPG

Por la tarde nos adentramos aún más en el valle que parece ser interminable. Acampamos cerca de unos azibs y aprovechamos la gran cantidad de leña seca para hacer una buena hoguera. Sorprendentemente, aunque tengamos la sensación que estamos lejísimo de todo, poco a poco van acudiendo a la zona de acampada pastores y lugareños que deben habitar en los azibs dispersos por el monte.

IMG_0820.JPG

Al poco hay una verdadera comunidad alrededor del fuego. Cuando Dídac se va a dormir degüellan a un cabrito. Mañana comeremos cordero, especialidad de la cocina bereber. Hoy dormimos en una zona alta y sumamente entrañable. Estamos a 29,2 quilómetros en línea recta del Toubkal.

IMG_0823.JPG

8 de julio. Ornada toda ella por alta montaña. Ya desde primera hora empezamos remontando el collado de  Tizi n’Imchchki, donde por primera vez divisamos ya de manera incuestionable la silueta del Toubkal. El alto y enorme valle nos lleva por diferentes poblaciones de Azibs bajo la mastodóntica mole del Adrar Iferouane.

IMG_0837

Esta montaña, de 3.996 m de altura (4 menos para ser un 4mil) antaño se sospechaba que era un 4mil más de la Cordillera. Me explica Hussein que los franceses del CAF hasta idearon crear un nuevo refugio en la zona. El tema no prosperó. Al final la montaña se vio irremediablemente expulsada del club de los 4miles y siguió con su calma ancestral. Poquísimas visitas, poquísimas ascensiones, a pesar de su aspecto bonachón y sus destacables dimensiones.

IMG_0843

Al mediodía nos separamos de los muleros. Ellos van por una senda más larga pero a la vez más cómoda para las mulas. Al final de la jornada no nos encontramos en la zona prevista y subimos hacia el collado sin saber del todo cierto que los encontraremos.

IMG_0851

Hussein, con su inteligencia con sobre dotes nos da otra lección magistral. Al ver las huellas en la tierra reconoce la suela del calzado de los muleros. … “Yo no sería capaz de reconocer mi propia huella” !!!. Por supuesto Hussein está en lo cierto y a últimas hora de la tarde encontramos los muleros y el campamento instalado en el lugar previsto, una elevada cabecera del valle de Assifn’Ououraine. Un lugar con todos los alicientes de la alta montaña marroquí. Allá mi hijo y yo disfrutamos de nuestra última noche con cierta intimidad. Al día siguiente se nos incorporaría el grupo con el que realizaríamos la parte final del trayecto, o sea, la travesia E-O del Toubkal.

IMG_0857

Esta noche, a unos 3.000 metros, será la última que pasemos a gran altura, a la par de las primeras pernoctas en la meseta del M’Goun. Nos quedamos a tan solo 19,3 quilómetros el línea recta del Toubkal.

IMG_0860

9 de julio. Hoy el día más corto de la travesia. Tan solo traspasamos el collado de Tizi n’Ououraine, 3.120 m, y descendemos por una serie de pequeños pueblos hasta Tissaldaï, donde esperamos casi todo la jornada al grupo que nos acompañará en la travesia E-O del Toubkal.

IMG_0911

Acampamos en las inmediaciones de Tissaldaï y nos convertimos en la atracción de los niños del pueblo. Hasta cuando se hace de noche nos rodean con sus curiosas miradas observando con detalle todo lo que hacemos: dormir, hablar, comer …

IMG_0961

Hoy dormimos a 9,8 Km del Toubkal y al día siguiente lo haremos en el Lago Ifni a 6,1 Km de la cumbre, el 11 de julio, por fin, conseguimos nuestro anhelado objetivo y completamos la Gran Travesia del Atlas. Una experiencia única compartida entre padre e hijo que con total seguridad ambos recordaremos todas nuestras vidas.

VER FICHA TECNICA DE LA GRAN TRAVESIA Y TRACKS CLICKANDO FRASE

IMG_0982

Deja un comentario

Archivado bajo 4MILES, AFRICA

TIBHEIRINE OCCIDENTAL (ALTO ATLAS) – CANAL CRUSING MARROC

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es banner-blog-pakocrestas-2.jpg
SOMOS ESPECIALISTAS EN ORGANIZAR VIAJES DE TREKKING Y MONTAÑA PARA GRUPOS POR TODO EL MUNDO: https://www.catalonia-trekking.com/vist-trek-planeta-tierra/
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es banner-blog-pakocrestas-3.jpg
¿QUIERES VIAJAR CON PAKO CRESTAS, EL AUTOR DEL BLOG? VISITA NUESTROS PRÓXIMOS DESTINOS EN: https://www.catalonia-trekking.com/viajes-mon-petit/

SIGUENOS EN INSTAGRAM: https://www.instagram.com/pakocrestas/

SIGUENOS EN FACEBOOK: https://www.facebook.com/pakocrestascom/

Cada vez que subía por el camino al refugio del Toubkal, no me cansaba de observar una y mil veces la bonita vertiente del Tibheirine que se eleva con cierta soberbia sobre el salvaje circo de la cascadas de Afekhoï.

Crusing (9)

En marzo del 2019, aprovechando una reunión de alpinismo que organizamos unos cuantos amigos, pude realizar mi primera escalada en esta vertiente que según creo, hasta la fecha se mantenía inexplorada.

La aproximación no podía ser más completa. Escalamos dos cascadas diferentes en los cinturones de Afekhoï, cortas ambas, y bonito pre-a-porter de lo que sería la bella goulotte que abriríamos.

Crusing (1)

La canal Crusing Marroc es tan solo visible al situarnos al pie de la misma, peor un vez que la localizamos es evidente, estética y atractiva como un imán a los amantes de las líneas finas de nieve y hielo.

Crusing (2)

La parte inicial es una verdadera goulotte con tramos de nieve helada que forma micro cascadas. Luego el escenario se ensancha hasta llegar a un falso lomo bajo las pétreas agujas de las torres de Tibheirine. ¿Se habrán escalado las mismas? Seguro que no.

Crusing (3) 

La canal no llega a la cumbre de las torres, sino a una brecha secundaria que implica un tramo de cresta, lo que le da aún más variedad, si cabe, a esta rica escalada.

Crusing (4)

El tramo final, sin ser ya difícil, implica navegación, olfato, saber buscar y encontrar. Alpinismo de rastreadores. Una última canal mixta y varias pendientes de nieve hasta la arista cercana a la cumbre.

Crusing (8)

Bajada fácil, al final de la tarde, lenta, pesada, para dosificar el cansancio. Últimas luces, calma en el cielo, calma en el monte, calma en el alma. Baja el telón, mueren las últimas luces del día. Llegamos al refugio en la penumbra. Una buena cena nos espera, acompañado del vino de los herejes.  Nos lo merecemos, la Crusing es nuestra.

Crusing (6)

FICHA TÉCNICA

1ª ascensión: Rafa Fraguas, Josep Ruiz y Pako Crestas en marzo del 2019

Dificultad: máximo de 65º, M2 y II+.

Desnivel: 550 m

Orientación: N.- N.O.

Material: 3 pitones, juego de friends y algún tornillo de hielo opcional.

Itinerario: Itinerario variado que empieza con una encajadísima goulotte (máximo 65º) que va a parar a una ancha canal de menor inclinación (50º – 45º). Tramo mixto para llegar a la cresta (55º/M2) de las Torres de Tibheirine que seguiremos hacia la derecha en sentido descendiente (II+) terreno fácil pero que requiere atención al ser aéreo y descompuesto. Últimas rampas de navegación con una nuevo tramo intermedio de escalada mixta (55M). Concluye en la cumbre oriental del Tibheirine, aquella que no es visitada, al no tener el motor del avión en su cúspide.

Crusing (7)

Deja un comentario

Archivado bajo 3MILES, AFRICA, ESCALADA NIEVE - HIELO - MIXTO, PRIMERAS ASCENSIONES

NUEVA RUTA AL TOUBKAL – VIA MOHA ZANGA ZANGA AL CIRCO DE IKHIBI SUR.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es banner-blog-pakocrestas-2.jpg
SOMOS ESPECIALISTAS EN ORGANIZAR VIAJES DE TREKKING Y MONTAÑA PARA GRUPOS POR TODO EL MUNDO: https://www.catalonia-trekking.com/vist-trek-planeta-tierra/
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es banner-blog-pakocrestas-3.jpg
¿QUIERES VIAJAR CON PAKO CRESTAS, EL AUTOR DEL BLOG? VISITA NUESTROS PRÓXIMOS DESTINOS EN: https://www.catalonia-trekking.com/viajes-mon-petit/

SIGUENOS EN INSTAGRAM: https://www.instagram.com/pakocrestas/

SIGUENOS EN FACEBOOK: https://www.facebook.com/pakocrestascom/

Pocas son ya las posibles nuevas líneas en este circo, está ya más que exprimido. Debo admitir que al principio me hacía bastante pereza volver de nuevo al Toubkal por esta vertiente, pero dos fueron los principales motivos que me llevaron a ello. El primero la insistencia de mi amigo Ixma que quería si o si completar la información referente al circo cara a publicar un reportaje en una revista, y el segundo es que subiendo por Ikhibi sur teníamos la huella abierta, en un momento en que las montañas estan saturadas de nieve reciente y cualquier otro destinas implica la ingrata tarea de abrir una zanja en nieve profunda.

FOTO PAKO CRESTAS

Subimos al refugio siguiendo el consabido camino de aproximación. Tristes, muy tristes aún las consecuencias de la pandemia. Todo está desierto, la mayoría de los chiringuitos cerrados. No hay vida. Se respira un drama invisible y miserable. ¡Que ganas que esta pesadilla pase !! … por el bien de todos.

FOTO PAKO CRESTAS

Por la mañana amanece un día perfecto. Despejado, frio, sin una pizca de viento. Realizamos a buen ritmo la marcha de aproximación y nos encontramos en poco más de una hora en el alto circo de Ikhibi. Como es habitual, la parte alta de la montaña está mucho menos nevada. La arista somital completamente desnuda.

FOTO PAKO CRESTAS

La vía escogida está completamente escondida y es invisible desde la base de la pared. Seguramente por ello es la última línea que se mantenía no escalada en el circo. Yo la había controlado cuando escalé solo una de las canales fáciles del margen izquierdo de la vertiente, y como buen samaritano había mantenido a buen recaudo el secreto. Hasta que no nos situamos al pie de la vertiente ni mis compañeros sabían con certeza cuál era el plan.

FOTO PAKO CRESTAS

Resultó ser una vía distraída con un primer largo que requiere atención y cautela. Sin ser difícil (los pasos de escalada no sobrepasan el IVº), sí que hay que prever la mala calidad de la roca que exige más concentración que pericia. Un primer largo principalmente rocoso en diagonal ascendiente y un segundo largo por una bonita canal, ni muy estrecha ni muy fina, pero enmarcada entre las anaranjadas paredes del circo rocoso.

FOTO PAKO CRESTAS

Tras la canal unas pendientes de nieve dura dan acceso a los infames pedregales que nos conectan con la arista y, por tanto, con el marcado camino de la vía normal, justo poco por debajo del famoso último flaqueo horizontal de la arista de la ruta clásica de ascenso al Toubkal.

FOTO PAKO CRESTAS

Solos en la cumbre. Disfrutando del regalo del tiempo y del buen sabor de boca que nos ha dejado la escalada. El tiempo cambia a marchas forzadas. Nubes que aparecen de la nada van poblando los valles y los cielos. Se acerca el inicio de un anunciado periodo de mal tiempo, pero eso… eso será otra historia que está por venir. La nuestra en particular finaliza en esta nueva cumbre, mi número 29, del techo del Atlas

FOTO PAKO CRESTAS

Actividad realizada a finales de febrero del 2021 junto con Isma Antequera y Moustafá Azdour.

Podéis encontrar la información actualizada de todas las vías de escalada de nieve, hielo y mixto del circo de Ikhibi Sur en el siguiente enlace: https://atlastoubkalblog.com/2018/02/25/toubkal-corredores-del-circo-de-ikhibi-sur/

FOTO PAKO CRESTAS

Deja un comentario

Archivado bajo 4MILES, AFRICA, ESCALADA NIEVE - HIELO - MIXTO, PRIMERAS ASCENSIONES

CANAL INSHALLAH AL PIC IGGER N’ABDELI, 3.815 m (ALTO ATLAS)

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es banner-blog-pakocrestas-1.jpg
DESCUENTOS ESPECIALES PARA USUARIOS Y VISITANTES DEL BLOG: https://pakocrestas-shopping.com/
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es banner-blog-pakocrestas-2.jpg
SOMOS ESPECIALISTAS EN ORGANIZAR VIAJES DE TREKKING Y MONTAÑA PARA GRUPOS POR TODO EL MUNDO: https://www.catalonia-trekking.com/vist-trek-planeta-tierra/
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es banner-blog-pakocrestas-3.jpg
¿QUIERES VIAJAR CON PAKO CRESTAS, EL AUTOR DEL BLOG? VISITA NUESTROS PRÓXIMOS DESTINOS EN: https://www.catalonia-trekking.com/viajes-mon-petit/

SIGUENOS EN INSTAGRAM: https://www.instagram.com/pakocrestas/

SIGUENOS EN FACEBOOK: https://www.facebook.com/pakocrestascom/

Hace poco más de un año que colgué en el blog la reseña de las dos únicas canales que hasta el momento existían en la vertiente S.E. del Igger n’Abdeli. Se tratan de dos canales muy largas y fáciles que enmarcan la pared por la derecha y la izquierda, dejando en medio la parte más interesante de esta remota o poco conocida vertiente. Justamente en la parte central, una nueva canal, mucho más estrecha, estética y a todas luces, bastante más difícil que las anteriores, marca una evidente cicatriz que invitaba a ser escalada por el alpinista.

CANAL INSHALLA (2)

A la que colgué la foto en las redes sociales no tardó demasiado en comentarla el amigo Jordi Marmolejo, veterano escalador catalán con un bagaje como pocos. Intercambiando mensajes no tardamos demasiado en concretar unos días para coincidir en el Atlas y realizar la que sería la primera ascensión a esta estética canal.

CANAL INSHALLA (3)

Por culpa de mi dislexia emití los billetes de avión de Marmo para un mes más tarde de lo previsto, pequeño error del que no se percató hasta llegar al aeropuerto y que le informasen que había llegado 30 días antes del vuelo en vez de las 2 horas de antelación que se solicitan.

CANAL INSHALLA (4)

Este fue el repentino y prematuro final de nuestro primer “intento” de ascensión. Jordi ni tan solo pudo pisar el avión que le tenía que llevar a Marruecos.

CANAL INSHALLA (5)

Un año más tarde pusimos remedio al tema. Jordi y yo volamos sin más percances y tras realizar alguna escalada previa para coronar la cumbre del Toubkal por el circo de Ikhibi Sur, nos centramos en nuestro objetivo.

CANAL INSHALLA (6)

Ese día todo salió a pedir de boca. No teníamos claro si la canal tendría nieve suficiente, ya que yo tenía localizada la denominada “Plaza de Imi n’Ouassif” donde empieza la canal, y desde lo alto del valle que se desciende durante la aproximación ya se adivinaba que la misma estaban muy por debajo de la línea de nieve.

CANAL INSHALLA (7)

La sorpresa fue comprobar que justo la nieve, dura como una piedra, empezaba justo al pie encajonado de la canal. Las dificultades, tal como habíamos previsto, se concentraban en la parte inicial en que la canal empieza por una cascada vertical que nos lleva bajo un enorme bloque donde hay una cueva – nicho. El bloque se supera mediante escalada artificial (Ao) hasta llegar a una estrechísima línea de hielo de 80º que nos deposita ya en la canal ancha y fácil que seguiremos hasta la cumbre.

CANAL INSHALLA (8)

Los dos largos claves los gestionó el maestro Marmo sin demasiados reparos. “Hacía tiempo que no escalaba algo así en hielo” … fue el comentario del 1r largo, y … “tranquilo Crestas, son muchos años de colgar de guarradas” … fue el comentario del 2º largo. Yo intenté compensar el esfuerzo abriendo la interminable huella que nos llevó a la cumbre tras casi 1000 metros de desnivel. La nieve, dura como una piedra, fue un espejismo. Más allá del bloque nos íbamos hundiendo sin exceso, pero nada de subir a punta de crampón como nos hubiese gustado. La calor era asfixiante. No en vano la vertiente tiene la peor orientación posible, aquella que recibe el sol de mañana, es vertiente S.E.

CANAL INSHALLA (9)

Tras el bloque empotrado tan solo destacar un resalte con una micro cascada de 70º, que tras los largos técnicos se nos antojó como un breve “divertimento”, el resto, una interminable canal de moderada inclinación. “Esta zona fácil me recuerda al Couturier de la Verte” … iba comentando el Marmo de vez en cuando.

CANAL INSHALLA (10)Desde la cumbre del Igger n’Abdeli, raramente pisada por el hombre, aún hay que crestear hasta el Bou Ouzzal para regresar al refugio del Toubkal. Se trata de una cadena fácil con dos pequeños tramos de grimpada, pero que se antoja fatigosa tras la larga jornada de escalada la via nueva. Cansados, pero contentos. Alpinismo africano de “recherca”. Alpinismo de compromiso. Alpinismo primitivo, Alpinismo auténtico.

CANAL INSHALLA (11)

FICHA TÉCNICA

1ª ascensión: Jordi Marmolejo y Pako Crestas en abril del 2019

Dificultad: máximo de 85º, Aº.

Desnivel: 950 m

Orientación: S.E.

Material: 5 pitones, juego de friends, aros y cintajos para puentes de roca, 6 tornillos de hielo.

CANAL INSHALLA (12)

Aproximación: Subir el valle hacia el norte para traspasar el collado de Tizi n’Ouanoums que queda a nuestra izquierda. Camino marcado. Descendemos por el valle del Assif n’Moursaine pendiente bastante desnivel hasta situarnos en la Plaza Imi n’Ouassif (trifurcación de valles) donde divisamos la evidente entrada a la canal. Calcular 4 horas.

Itinerario: Corredor de nieve lógico y evidente, sin pérdida posible. Gran desnivel. Las dificultades se concentran en el primer largo de hielo (85º) y en el segundo largo de mixto (Ao/80º), reunión intermedia en el nicho que forma el propio bloque. Luego la canal se mantiene en inclinaciones moderadas de 45º a 55º grados a excepción de un breve resalte de hielo de 70º.

CANAL INSHALLA (14)

Descenso:  Desde el enorme plateau de la cumbre de Igger n’Abdeli, crestear hacia el N.O. sin problemas. Tras el collado intermedio hay dos tramos de grimpada, una especie de canal chimenea donde hay que vigilar por la roca descompuesta (II+) y al final de todo, para llegar al lomo de la cumbre, una pequeña barrera suspendida sobre el vacío de IIº de roca buena. Luego ya descendemos hacia el collado de Tizi n’Ouagane (camino) y encontramos la marcadísima traza de descenso al refugio en dirección sur, puesto que a partir del collado ya coincidimos con la via normal de Ras y Timesguida. Calcular 3 horas.

CANAL INSHALLA (15)

Deja un comentario

Archivado bajo 3MILES, AFRICA, ESCALADA NIEVE - HIELO - MIXTO, PRIMERAS ASCENSIONES

CRONICA TOUBKAL DICIEMBRE 2020 – PRIMER GRUPO EXTRANJERO AL TOUBKAL POST PANDEMIA.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es banner-blog-pakocrestas-1.jpg
DESCUENTOS ESPECIALES PARA USUARIOS Y VISITANTES DEL BLOG: https://pakocrestas-shopping.com/
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es banner-blog-pakocrestas-2.jpg
SOMOS ESPECIALISTAS EN ORGANIZAR VIAJES DE TREKKING Y MONTAÑA PARA GRUPOS POR TODO EL MUNDO: https://www.catalonia-trekking.com/vist-trek-planeta-tierra/
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es banner-blog-pakocrestas-3.jpg
¿QUIERES VIAJAR CON PAKO CRESTAS, EL AUTOR DEL BLOG? VISITA NUESTROS PRÓXIMOS DESTINOS EN: https://www.catalonia-trekking.com/viajes-mon-petit/

SIGUENOS EN INSTAGRAM: https://www.instagram.com/pakocrestas/

SIGUENOS EN FACEBOOK: https://www.facebook.com/pakocrestascom/

FOTO PAKO CRESTAS

Fuimos los primeros, no solo a nivel de pais … fuimos los primeros a nivel internacional. El primer grupo relativamente grande de montañeros no marroquíes que subían al Toubkal tras el estallido mundial de la pandemia del covid que afectó de lleno a Europa en marzo del 2020. Orgulloso, terriblemente orgulloso de ser la primera punta de lanza que rompe este periodo oscuro, largo, tedioso, terrible.

FOTO PAKO CRESTAS

Pako, sabíamos que si alguien vendría primero con un grupo, ese serias tu… Me comentó más de un local, que explicaba con la típica resignación musulmana como aceptan el sino de los tiempos. Con pesar, tristeza, pobreza. La voluntad de Alá, en forma de crisis sanitaria y económica vuelve a pedirles temple, resistencia, resignación. Todo escapa a nuestra voluntad. Alá todo lo dispone allá donde todo se puede.

A nosotros, estresados occidentales del mundo moderno, llenos de ultra actividad vacua, egos virtuales y micro protagonismos en nuestro idolatrado mundo de las redes y los manipuladores medios de comunicación, nos cuesta poder comprender esta visión religiosa de la existencia. Si bien, cabe decir, que a nivel personal cada vez me encuentro más afín a ella y cada vez veo que nuestra sociedad es mucho más influenciable, miedosa y controlable que la suya.

FOTO PAKO CRESTAS

Está claro que si una cosa ha demostrado la pandemia del covid es que los grandes poderes y los medios de comunicación pueden hacer lo que quieran, absolutamente lo que quieran y manipularnos a su antojo, solo con un simple estímulo: EL MIEDO. En este aspecto somos infinitamente más débiles que los creyentes religiosos. Somos mucho más manipulables. Al menos la religión no deja de ser un código de conducta. La religión nos permite acceder a nuestro propio mundo interior en nuestro absurdo intento a dialogar con Dios o con una supuesta esperitualidad. Aquello que unos llaman Fe (los seres creyentes) y otros Meditación (los seres espirituales). La nueva sociedad donde somos auténticos siervos de los medios de comunicación y las redes sociales, EL MIEDO solo responde a un motivo, aún más ruin si cabe que el adoctrinamiento religioso, solo responde AL PODER por el PODER. El covid nos ha demostrado que somos más manipulables ahora que los habitantes del Medievo cuando los sacerdotes amenazan con la apocalipsis y el infierno eterno.

FOTO PAKO CRESTAS

Por suerte aún hay en día viajeros de verdad con cierto sentido de “rebeldía” o espíritu aventurero. Si no fuese por ellos no hubiese vuelto a viajar. Hoy en día el turista se queda en casa. Solo viaja el verdadero viajero. Al organizar el viaje debo responder mil y una veces a los repetidos miedos de los interesados en venir, algunos de ellos realmente irresolubles. Nadie ni nunca podemos tener la seguridad absoluta. Si no queremos que nos pase nada de nada, ni tener accidentes con el coche, ni que nos atraquen, ni enfermar, ni que nos pueda pasar algo por la calle, ni que nos lastimen emocionalmente, lo mejor que podemos hacer es cavar un hoyo de 2 metros y tirarnos nosotros mismos tierra encima.

FOTO PAKO CRESTAS

Y así, con un par, sorteando todos los enormes peligros potenciales a los que nos enfrentamos (controles de la KGB en los aeropuertos, helicópteros persiguiéndonos de camino al aeropuerto, ni escenas de misión imposible al puro estilo Tom Cruise, cazadores de covid a sueldo, zombis por los pasillos, etc…) viajamos sin mayor problemas a Marruecos y como tantas otras veces, los aviones vuelan, alguien los pilota, despegan y aterrizan y no se han olvidado de rellenar los depósitos de combustibles. Los aeropuertos están en su sitio, no hay infectados pululando por las pistas y nos vienen a buscar al llegar a Marrakech las caras amigas y tan familiares.

Nos encontramos un Marrakech triste, vacío. Aquí también hay restricciones y crisis económica. Como es de suponer, el covid está siendo un verdadero mazazo a las economías locales. Llegamos a Imlil y todos nos dicen lo mismo: Poco trabajo, mucho dormir, mucho zanga, zanga. Ojalá nosotros pudiésemos tener una visión tan simple y optimista de la vida.

FOTO PAKO CRESTAS

Subimos solos, somos el único grupo, solos estamos en el refugio y solos estamos en la cumbre al día siguiente. La mayoría de los chiringuitos que normalmente abiertos, ahora están cerrados. Los pocos que hay abiertos esperan y confían, con resignación musulmana, que el temporal pase más pronto que tarde.

Poco trabajo, nada…. ¿Como está la familia? …. Gracias por venir amigo. Bienvenido. Esperemos que el 2021 sea mejor… In šāʾ Allāh

FOTO PAKO CRESTAS

Qué decir de la subida… pues que como tantas otras veces, encontramos un tiempo perfecto. Personalmente me encontré mal el día de subida al refugio. Llevaba un catarro encima que intenté disimular a base de medicamentos para evitar la subida de fiebre (y por tanto la posibilidad de que ya no me dejasen entrar al aeropuerto)… y no sé que me sintió peor… el catarro en sí o la sobredosis de química. Por suerte mi ya atrotinado cuerpo aún es de metabolismo rápido y tras probar la mejor medicina, que es el descanso, pude subir sin problemas al Toubkal al día siguiente.

FOTO PAKO CRESTAS

Día claro, ventoso, frío, con grandes vistas. Este año ha nevado ya lo suficiente. Ni mucho ni poco. Las montañas están hermosas. Radiantes, blancas, ajenas, irreales. Más solitarias que nunca. Mientras dure la maldita pandemia disfrutaremos de un Toubkal íntimo, ancestral, solitario. Un Toubkal irrepetible. No hay mal que por bien no venga.

En resumen. Viajar en época de covid al Atlas tiene sus ventajas e inconvenientes. Los inconvenientes es la mayor burocracia para entrar (que tampoco no es tanta) y las hastiosas pruebas PCR para entrar y para salir. El coste de las pruebas se ver hartamente compensado por el bajo precio de los billetes de avión. Hemos volado por poco menos 200,00 euros, comprando billetes a última hora, en una época del año en que suelen costar más de 400,00 euros o hasta 500,00.

FOTO PAKO CRESTAS

Ventajas… varias. La primera, poco útil pero divertida, es poder constatar la incredulidad de los que se quedan en casa con sus eslóganes de “juntos saldremos de esta”, “mañana será mejor” y pintan pancartitas con arco iris y unicornios de colores, y ven como en otra dimensión desconocida alguien, que seguramente consideraran un energúmeno delincuente y un inmadaptado peligroso en potencia (y que tan solo ha contratado un billete de avión, se ha hecho las correspondientes pruebas PCR y sigue escrupulosamente todos los requisitos para salir y entrar del país de origen al de destino, y viceversa), está refregándole por la cara que quizás exista vida más allá del crisálida de miedo en el que se han vuelto envueltos la mayoría de los conciudadanos del “mundo civilizado”

FOTO PAKO CRESTAS

Otra de las principales ventajas, (la más importante, sin duda alguna), es saber que estamos ayudando de nuevo a la economía local de esta zona que tanto lo necesita. El valle y sus gentes viven, principalmente, de nuestras ascensiones al Toubkal… y yo casi que formo parte de ellos, ya que en este aspecto el paralelismo roza el absolutismo.

La tercera ventaja, un poco contradictoria con la anterior, es que a los que nos gusta la montaña solitaria y auténtica, podremos disfrutar de un Toubkal casi en exclusivo. Nunca más podremos estar en los refugios durante las vacaciones de Navidad o Semana Santa sin que estén 100% abarrotados. Esto pasará y ya no volverá a verse en muchos, muchos, años. Quizás nunca.

FOTO PAKO CRESTAS

Sea como sea, no pararemos, no podemos parar. Ya ha quedado más que demostrado que siguiendo unas normas de seguridad sanitaria estrictas que se juntan a las ya históricas normas de seguridad que se fueron implantando poco a poco por el terrorismo, hoy en día es posible viajar de nuevo. Y a aquellos que tengan ganas de viajar… que se vayan acostumbrando… porque todos estos controles han venido para quedarse. Si esperamos a que las cosas sean como antes, os aconsejo comprar kilos y kilos de rotuladores para continuar pintando arco iris y unicornios de colores hasta el final de vuestros dias.

FOTO PAKO CRESTAS

Mientras tanto, yo volveré una y otra vez al finísimo aire de los 4mil metros del Norte de África, y todos aquellos que queráis acompañarme, como siempre, seréis sinceramente —bienvenidos.

Salida realizada en diciembre del 2020 junto con Koke Romero, Alejandro Rodríguez, Ceferino Parra, Ingrid Ardevol, Carlos Gallego, Albert Pérez y el guía Mohmad Crestas.

Próximas salidas programadas al Toubkal en febrero, abril y mayo 2021. Más info de nuestros programas en: https://www.catalonia-trekking.com/viajes-mon-petit/

Deja un comentario

Archivado bajo 4MILES, AFRICA

CRONICA DEL KILIMANJARO COVID – DICIEMBRE 2020.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es banner-blog-pakocrestas-1.jpg
DESCUENTOS ESPECIALES PARA USUARIOS Y VISITANTES DEL BLOG: https://pakocrestas-shopping.com/
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es banner-blog-pakocrestas-2.jpg
SOMOS ESPECIALISTAS EN ORGANIZAR VIAJES DE TREKKING Y MONTAÑA PARA GRUPOS POR TODO EL MUNDO: https://www.catalonia-trekking.com/vist-trek-planeta-tierra/
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es banner-blog-pakocrestas-3.jpg
¿QUIERES VIAJAR CON PAKO CRESTAS, EL AUTOR DEL BLOG? VISITA NUESTROS PRÓXIMOS DESTINOS EN: https://www.catalonia-trekking.com/viajes-mon-petit/

SIGUENOS EN INSTAGRAM: https://www.instagram.com/pakocrestas/

SIGUENOS EN FACEBOOK: https://www.facebook.com/pakocrestascom/

FOTO PAKO CRESTAS

Este diciembre del 2020, a caballo entre la segunda y la tercera ola del maldito coronavirus en Europa, un grupo de intrépidos viajeros hemos tenia la osadía de viajar al Kilimanjaro para subir la montaña. Es una época difícil en que tan solo viaja el verdadero viajero, el turista ocasional o convencional se queda en casa. La incertidumbre es un precio muy alto que debe pagar aquel que tiene las venas saturadas de miedos y condicionantes.

FOTO PAKO CRESTAS

La suerte sonríe a los osados, y los que nos aventuramos al Kilimanjaro pudimos disfrutar de una montaña distinta, única, irrepetible. Una montaña solitaria, una montaña exclusiva, una montaña sin gente. En diciembre del 2019 hasta 400 personas diarias subían a la cumbre. Se tenían que organizar colas y turnos para hacerse foto en la cumbre. Los campamentos estaban saturados de gente. Los espacios que ocupaban las tiendas un día era rápidamente ocupado por las tiendas de la siguiente jornada. Las cabañas o lodges de Marangu route estaban llenos, día sí, día también. El bullicio de gente era tal que parecía que no tuviese que caber ni un alfiler. El diciembre del 2020 solo el frio viento barría esos espacios desocupados. Un silencio ancestral invade la montaña, como hace unos cien años antes.

FOTO PAKO CRESTAS

Por otro lado la enorme satisfacción de poder ir ahora, en plena pandemia, al techo de África, ha sido la enorme repercusión a nivel económico que esto ha representado para todo el equipo local que nos ha acompañado. Porteadores, cocineros, camareros, guias…. Todos ellos llevaban 8 meses sin trabajar, sin ingresos. Un año negro, desesperante, agónico. Nuestro pequeño granito de arena ha servido, al menos, para hacer más llevadera la agonía a los allegados. Gente que a base de años viniendo a la montaña ya me son familiares. Todos agradecen al “Sir Pako” que haya venido, y yo les agradezco más que nunca su buena profesionalidad, buen hacer y excelente entrega. Maldito covid.

FOTO PAKO CRESTAS

La ruta escogida este año fue Rongai de subida y Marangu de bajada. Tiempo bueno a excelente. Tan solo nos llueve de manera desconsolada la noche del primer día, justo ya cuando estábamos acampados. El resto de días mañanas extraordinarias y nubes de evolución que traen nieblas peregrinas hasta que el fresco de la tarde las disipa tan rápido como la canícula matinal las formó.

FOTO PAKO CRESTAS

La ruta Rongai de 5 días es una de las maneras más rápidas de subir al Kili. La primera noche la pasamos en Simba Camp a 2.625 m, la segunda en Third Cave Camp, a 3.935 m y la tercera en Kibo Hut, a 4.715 m. Desde aquí, con el gran madrugón de rigor, atacamos cumbre por la subida común ya con la Marangu Route.

FOTO PAKO CRESTAS

El sol salió en la Gillman’s Point, en la punta del cráter, a 5.681 m. Todo el flanqueo de la arista estaba bien nevado. Hasta la fecha nunca lo había visto así. Nieve dura que en algún punto podía ser un tanto peligrosa al no llevar ni piolet ni crampones, por suerte a la vuelta realizamos un trazado alternativo por la parte soleada de la arista del cráter, que tiene un sendero alternativo, evitando así la dura nieve que se mantenía helada en la sombra.

FOTO PAKO CRESTAS

Como siempre la salida de sol espectacular, mágica, cósmica, una belleza difícilmente mesurable para el hombre. Los glaciares apartados, cada año me parecen más pequeños. El retroceso de los hielos es visible de una año para otro. Llegamos a la cumbre un tanto tocados por la altura, hasta Alfred, el guía, demuestra cómo puede la fatiga. La falta de aclimatación se nota, él hace 8 meses que no estaba en altura yo, 11. La ventaja de guardar aclimatación de un 5mil para otro se ha desvanecido y solo queda aguantar con la mayor integridad posible el mazazo de la altura.

FOTO PAKO CRESTAS

Pero uno tira de recursos, y sabe que al bajar todo pasa. Disfrutamos de un Kilimanjaro sin más gente en la cumbre, para nosotros mismos, en un día de visibilidad absoluta. Descenso al Kino Hut donde reposamos brevemente, comemos y seguimos la larga marcha de descenso hasta Horombo Huts

smart

El equipo está contento, a pesar de lo exprés de la salida y lo rápido que nos hemos tenido que adaptar a la altura, casi todos hemos llegado a la cumbre. Solo una pérdida por el camino producto del mal de altura. Tras la fugaz comida bajamos y bajamos y bajamos. Truena, nubes amenazadoras pueblan el cielo, pero no cae ni una gota. En las cercanías al campamento de Horombo Huts pasamos por un terreno calcinado. Un paisaje desolado producto de los importantes incendios de julio del 2020.

FOTO PAKO CRESTAS

Y es que este año ha sido doblemente terrible para la montaña. A parte de las repercusiones económicas y laborales por la falta de turismo, un enorme incendio asoló este flanco de la montaña durante un largo periodo de 2 meses. Hasta que no volvieron las lluvias nada pudo impedir el lento pero constante avance de las llamas. Por suerte un tapiz de hierba verde ya empieza a cubrir las cenizas. Poco a poco la naturaleza vuelve a mostrarse en forma de vida tierna, joven y fresca.

FOTO PAKO CRESTAS

El descenso hacia la Marangu Gate pasando por Mandara Huts nos regala uno de esos días que hace afición, con una temperatura primaveral y un cielo soleado, disfrutamos de todas las fragancias, colores y olores del bosque húmedo. Tras la larga caminata nos espera un buen recibimiento en la puerta. Una buena comida, cervezas y saborear con agrado el final de la aventura. Adiós Kilimanjaro del covid, me ha encantado tu soledad, pero ya no la quiero volver a ver. Me gusta más cuando traes fortuna y trabajo a los lugareños, los cuales contentos entonan canciones cada mañana y nos pegan uno “chute” de energía y buen rollo que nos dura todo el día.

FOTO PAKO CRESTAS

Ahora no había danzas para celebrar. Ha sido un año malo. Muy malo. Agradecida la gente local de haber trabajado, yo igual que ellos agradezco enormemente haber podido hacer de nuevo un viaje extra continental tras los sucesivos confinamientos desde marzo del 2020. Esperemos, deseemos y confiemos que está mal sueño acabe pronto, la gente vuelva al Kilimanjaro y la sonrisa a sus gentes. Mientras tantos hemos puesto nuestro granito de arena y hemos descubierto un Kilimanjaro irrepetible.

FOTO PAKO CRESTAS

Viaje realizado en diciembre del 2020 con la compañía de Xavi Alonso Blasi, Miguel Neiro, Artemio Pérez, Sergio Fernández, Ismael García, Miguel Ángel Martin, Pilar Muñoz, David Martín y los guias Alfred y Abel. Hakuna Matata y hasta el año que viene, que volvemos en noviembre del 2021 por la ruta Arrow Glacier.

FOTO PAKO CRESTAS

¿Quieres ir al Kilimanjaro? Visita nuestro calendario de viajes en: https://www.catalonia-trekking.com/viajes-mon-petit/

O nuestro programa para grupos en: https://www.catalonia-trekking.com/vist-trek-planeta-tierra/kilimanjaro-tanzania/

AUTOR: PAKO CRESTAS.

FOTO PAKO CRESTAS

Deja un comentario

Archivado bajo 5 MILES, AFRICA, VOLCANES

LAS NIEVES DEL KILIMANJARO. LOS GLACIARES EN 2020.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es banner-blog-pakocrestas-1.jpg
DESCUENTOS ESPECIALES PARA USUARIOS Y VISITANTES DEL BLOG: https://pakocrestas-shopping.com/
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es banner-blog-pakocrestas-2.jpg
SOMOS ESPECIALISTAS EN ORGANIZAR VIAJES DE TREKKING Y MONTAÑA PARA GRUPOS POR TODO EL MUNDO: https://www.catalonia-trekking.com/vist-trek-planeta-tierra/
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es banner-blog-pakocrestas-3.jpg
¿QUIERES VIAJAR CON PAKO CRESTAS, EL AUTOR DEL BLOG? VISITA NUESTROS PRÓXIMOS DESTINOS EN: https://www.catalonia-trekking.com/viajes-mon-petit/

SIGUENOS EN INSTAGRAM: https://www.instagram.com/pakocrestas/

SIGUENOS EN FACEBOOK: https://www.facebook.com/pakocrestascom/

¿Cuánto tiempo de vida le quedan a los glaciares del Kilimanjaro?, según las previsiones de más optimistas a más pesimistas, estamos hablando de una o dos décadas. Máximo unos 20 años. En la última época el deshielo se ha acelerado. Según investigaciones entre 1912 y el 2000 se perdió el 85% de la masa glaciar. Del 2000 al 2010 el 30% de lo que quedaba, y esta última década aún han menguado de manera acelerada, perdiendo mucho grueso.

FOTO PAKO CRESTAS

Paso a detallar por fotografías el estado actual (fotos del 2017 a 2019) de los glaciares en el Kilimanjaro, detallándolos por nombres y el estadio presente de estas masas de nieve.

LITTLE PENCK GLACIER. De lo que fue esta glaciar queda una masa de hielo compacta y solitaria enganchada en la ladera a mucha distancia ya de los restantes glaciares de la vertiente. Este glaciar está a más baja altura y de él cuelga una impresionante cascada helada.

Lo que queda del LITTLE PENCK GLACIER, observase la cascada de hielo de fusión que se desprende bajo la masa de hielo. FOTO PAKO CRESTAS

GREAT PENCK GLACIER Es una larga lengua glaciar que baja por la vertiente oeste, hacia la Moonlight Wall desde el Northern Icefield.

CREADNER GLACIER Sistema de lengua glaciar que se desprende hacia el N.O. y es visible desde el tránsito de la segunda jornada del Lemosho Route. En la parte alta se junta con el Great Penck Glacier formando el Northern Glacier donde encontramos la única cota glaciar del cráter somital, la denominada Ice Dome. El Northern Icefield es el campo de hielo mayor de la montaña y como tal la mayor masa glaciar aún existente del continente africano.

En la parte alta de la montaña el CREADNER GLACIER en el margen izquierdo y el GREAT PENCK GLACIER en la parte central. A la derecha y a media altura medio oculto por las nubes el LITTLE PENCK GLACIER. FOTO PAKO CRESTAS
El Northern Icefield visto desde la misma cumbre del Kibo. FOTO PAKO CRESTAS

EASTERN ICEFIELD Uno de los tres campos de hielo de la parte alta. El más pequeño y moribundo de ellos. Masas inconexas situadas en el margen N.E. del Reusch Cráter. También es conocido como el Stufengletscher.

En el margen de la arista, al otro lado del crater, aún podemos divisar la torres heladas del EASTERN ICEFIELD. FOTO PAKO CRESTAS

LITTLE AND BIG BREACH GLACIER Son las pequeñas masas glaciares situadas bajo la Breach Wall y que se alimentan de las masas de hielo que se desprenden de la zona alta de la pared. Una enormes y vertiginosas cascadas de hielo de fusión medio conectan estas zonas de nieve, las de menor altura de la montaña, con el Diamond Glacier.

En el margen inferior izquierdo de la Breach Wall, lo que queda del LITTLE AND BIG BREACH GLACIER. FOTO PAKO CRESTAS.
En el margen izquierdo del Western Breach, sistema de cascadas inescaladas donde antes se situaba el Arrow Glacier (hoy extinto). FOTO PAKO CRESTAS

DIAMOND GLACIER

Seguramente el más espectacular de los glaciares visto desde debajo de la montaña, sobre todo cuando se observa y fotografía desde el Barranco Valley. De las grandes cascadas que cuelgan del glaciar, solo una de ellas me consta que ha sido escalada, hace muchísimos años cuando la masa de hielo era mucho más grande y compacta. Se trata de la ruta  Messner.

El DIAMOND GLACIER y sus espectaculares cascadas de hielo. Solo la más corta, la de la izquierda a sido escalada. Por allá transcurre la via Messner. FOTO PAKO CRESTAS

SOUTHERN ICEFIELDS Y SUS 4 GLACIARES: HELM, KERSTEN, DECKEN Y REDMANN GLACIERS.

Esta es la gran masa de hielo que todo el mundo fotografía al subir a la cumbre y que queda por debajo de los montañeros a mano izquierda. Todas las lenguas hoy en día estan desconectadas de la zona alta del Icefield.

Las lenguas aisladas de KERSTEN GLACIER y DECKEN GLACIER, izquierda y derecha respectivamente

La más pequeña, la Helm queda más a occidente. Las otras dos que vemos desde el Karanga Valley muestran un elevado grado de retroceso y también estan completamente aisladas y moribundas. La Redmann Glacier es la lengua bien visible desde el Barafu Camp y que queda desplazada a la izquierda de la ruta de ascensión  en el último día de la Machame Route. Antaño también estaba conectada al Icefield. Hoy en día es solo un pequeño reducto.

El REDMANN GLACIER visto desde el Barafu Camp.
El REDMANN GLACIER bajando hacia la Stella Point. FOTO PAKO CRESTAS

Cuelgo a continuación una galería de fotos antiguas donde se puede observar claramente el enorme retroceso glaciar en un siglo y en medio siglo. Autor: PAKO CRESTAS

Consultar futuros programas al Kilimanjaro con Pako Crestas en el siguiente enlace: https://www.catalonia-trekking.com/viajes-mon-petit/

Consultar programas para grupos y diferentes rutas del Kilimanjaro, en el siguiente enlace: https://www.catalonia-trekking.com/vist-trek-planeta-tierra/kilimanjaro-tanzania/

Deja un comentario

Archivado bajo 5 MILES, AFRICA, VOLCANES

KILIMANJARO – RUTA LEMOSHO – CRÓNICA AGOSTO 2019.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es banner-blog-pakocrestas-1.jpg
DESCUENTOS ESPECIALES PARA USUARIOS Y VISITANTES DEL BLOG: https://pakocrestas-shopping.com/
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es banner-blog-pakocrestas-2.jpg
SOMOS ESPECIALISTAS EN ORGANIZAR VIAJES DE TREKKING Y MONTAÑA PARA GRUPOS POR TODO EL MUNDO: https://www.catalonia-trekking.com/vist-trek-planeta-tierra/
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es banner-blog-pakocrestas-3.jpg
¿QUIERES VIAJAR CON PAKO CRESTAS, EL AUTOR DEL BLOG? VISITA NUESTROS PRÓXIMOS DESTINOS EN: https://www.catalonia-trekking.com/viajes-mon-petit/

SIGUENOS EN INSTAGRAM: https://www.instagram.com/pakocrestas/

SIGUENOS EN FACEBOOK: https://www.facebook.com/pakocrestascom/

FOTO PAKO CRESTAS

En un principio siempre había descartado ir en Kilimanjaro en época estival. Ya de por si la montaña está bastante masificada en otras épocas de año, y ese factor me tiraba atrás a la hora de realizar el calendario anual de viajes. Pero el final tenía bastante “clientes-amigos” (en viajes Mon Petit no tenemos clientes, tenemos amigos) que me pedían que organizase un Kilimanjaro en agosto para coincidir con sus épocas vacacionales… y al final atendí gratamente esas peticiones. Nos vamos al Kili… cuando más gente hay en la montaña…. Agosto.

FOTO PAKO CRESTAS

Verano (nuestro verano, ya que en el Kili no hay estaciones de invierno – otoño – verano – primavera tal como estamos nosotros acostumbrados, por su proximidad al ecuador), tiene sus inconvenientes y sus ventajas. Los inconvenientes son que la montaña está aún más masificada y que los billetes de avión son más caros. Pero en general eso pasa con todos los destinos de montañas del mundo, al menos con los más populares. La ventaja es que es más fácil captar público para la expedición y el tiempo es más frio y estable en la montaña.

FOTO PAKO CRESTAS

Esta vez la ruta escogida fue la Lemosho. Quizás la más variada y atractiva de todas las rutas “clásicas” del Kili. Como todas las otras rutas recibe el nombre de la población de la cual partes o sobre la cual está la “Gate” (entrada al parque).

FOTO PAKO CRESTAS

Recordaba del año anterior un largo trayecto por carretera para iniciar Rongai y me esperaba algo similar para Lemosho. Mi sorpresa fue que el trayecto no es mucho más largo que para empezar Machame y en cuestión de poco más de 2 horas de coche, a velocidad africana, ya estábamos en la zona de picnic de la puerta, disfrutando de nuestro primer “picnic” señorito y esperando a que se organizase nuestro micro ejercito particular de porteadores.

FOTO PAKO CRESTAS

El primer día, como todas las primeras jornadas de las rutas de ascensión al Kilimanjaro, se me antoja como un agradable paseo. Por mucho que la puerta está a 2,780 metros y el primer campamento, denominado Shira 1, está a 3.500 m. Debe ser que después de los días de trasiego de avión, desplazamiento, compras previas en Moshi, etc…. El buen rollo que te produce estar caminando por las faldas del bonachón Kili te nutre de energía positiva esta el último poro de la piel. Es un verdadero regalo para los sentidos el caminar pausadamente por los bosques tropicales de la parte baja de la montaña.

FOTO PAKO CRESTAS

El segundo día transcurre durante la primera parte de la jornada por una zona de colinas con suaves y largos sube y baja. Se ve toda la romería de porteadores, guias y montañeros que van, cada uno a su ritmo, acercándose a la aún lejana y no visible montaña. Parecemos un hilo de hormiguitas multicolor, multirracial, multi étnica.

FOTO PAKO CRESTAS

A partir del Simba Cave, donde hay una zona de picnic y ciertos grupos pasan la 2ª noche, la visión de la montaña ya es total. Allí tenemos al jefe, al “grano” más grande de la Tierra (como a mí me gusta llamar al Kili). Delante nuestro, con sus campos de lava y sus glaciares agónicos y sus cascadas de hielo de difícil equilibrio, se nos presenta el más alto del Continente de la tierra roja, el continente africano. La 2ª noche la pasamos en el Shira 2 camp, a 3.900 m de altura.

FOTO PAKO CRESTAS

Durante la 3ª y 4ª jornada coincidimos ya con la ruta Machame, concretamente a partir de la subida a la Lava Tower, poco después de partir del campamento 2. Si antes de este punto ya se apreciaba un buen volumen de gente en el monte, a partir de aquí la masificación es aún mayor. Por suerte las zonas de acampada son muy amplias y espaciosas, con lo que no resulta excesivamente agobiante la acumulación de gente. Nos guste o nos guste nosotros formamos parte de ella.

FOTO PAKO CRESTAS

Los días son espectaculares en lo que al tiempo se refiere, con lo que podemos fotografiar a placer esta parte que es la más escarpada de la montaña, la que da al Barranco Valley. Diviso la entrada a la hoy en día poco recorrida ruta de Arrow Glacier y tomo nota para poder subir por ella en un futuro, con un programa un poco más “aventurero” que las restantes rutas “turísticas” al Kili.

FOTO PAKO CRESTAS

Hablo con Alfred de las antiguas rutas glaciares del Kili, y de su padre que fue un reconocido guía que cuanta con alguna primera de los “Icefield”. Por desgracia es bien patente que hoy en día son rutas impracticables. Al retirarse los heleros han dejado al descubierto roca triturada y no se adivina ninguna linio mínimamente consistente para enlazar con los campos superiores aún helados. Alguna que otra cascada helada se desprende de ellos, pero no llegan a enlazar con el pie de la pared desmenuzada. Miro y remiro esta vertiente, sus canales, sus cascadas… nadie parece entender mi diálogo con el monte. ¿Qué narices mira el Crestas? Deben pensar los lugareños… va a gastarse la vista de tanto mirar el Kili.

FOTO PAKO CRESTAS

La nota entrañable del grupo nos lo regala la simpática María y su asombrosa facilidad por aprender idiomas. En cuatro días aprende a defenderse en el idioma tanzano, el suajili y todos los guias y porteadores de nuestro grupo se van riendo, entre la sorpresa y la simpatía que les causa que una nueva venida medio hable sin complejos su idioma natal.

FOTO PAKO CRESTAS

Tras los dos días del cruce del Barranco Valley llegamos al campo alto, el Barafu, a 4.640 m. Donde seguimos el ritual típico de la subida a la cumbre. Cena temprana, pocas horas de sueño (a la gran mayoría de gente le cuesta conciliarlo entre la altura y los nervios típicos de la víspera a cima), madrugón, subida con frio y penumbra. Salida de sol espectacular en cumbre y esta vez frio, mucho frio… alguien llevaba un termómetro exterior y marcaba -22ºC. No sé si era real, pero si no… poco le faltaría.

FOTO PAKO CRESTAS

Bajamos por la Mweka siguiendo la típica “jornada paliza”, pero con la alegría de que casi todos hemos coronado cumbre. Un Kibo más a la colección. Fotos de cima, abrazos, alegría y a disfrutar de los momentos mágicos que representan estar caminando por el borde del cráter más alto de África. Pelándose de frio en el continente del calor abrasante.

FOTO PAKO CRESTAS

Última noche en Mweka Camp, a 3.080 m. Al día siguiente salimos del parque por a medio día, primeras cervezas post cumbre, certificados y firmas en los libros de registro. Yo esta vez he firmado como Barach Obama algunos días y como Arnold Scwarzenegger los otros. El próximo año firmaré como “M. Rajoy”, así nunca sabrá nadie que en realidad soy.

FOTO PAKO CRESTAS

Crónica de la ascensión realizada en agosto del 2017 junto con Myriam Morcillo, Javi Moreno, Marta Ruescas, Joan Palà, María Tardón, Elena Martín, Javier Fernández, Pepo Batanas, Cristina Rodríguez y Helena Haltes.

Consultar futuros programas al Kilimanjaro con Pako Crestas en el siguiente enlace: https://www.catalonia-trekking.com/viajes-mon-petit/

Consultar programas para grupos y diferentes rutas del Kilimanjaro, en el siguiente enlace: https://www.catalonia-trekking.com/vist-trek-planeta-tierra/kilimanjaro-tanzania/

.

FOTO PAKO CRESTAS

Deja un comentario

Archivado bajo 5 MILES, AFRICA, VOLCANES

KILIMANJARO, 5.895 m. RUTA MACHAME – CRÓNICA DEL DICIEMBRE 2017.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es banner-blog-pakocrestas-1.jpg
DESCUENTOS ESPECIALES PARA USUARIOS Y VISITANTES DEL BLOG: https://pakocrestas-shopping.com/
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es banner-blog-pakocrestas-2.jpg
SOMOS ESPECIALISTAS EN ORGANIZAR VIAJES DE TREKKING Y MONTAÑA PARA GRUPOS POR TODO EL MUNDO: https://www.catalonia-trekking.com/vist-trek-planeta-tierra/
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es banner-blog-pakocrestas-3.jpg
¿QUIERES VIAJAR CON PAKO CRESTAS, EL AUTOR DEL BLOG? VISITA NUESTROS PRÓXIMOS DESTINOS EN: https://www.catalonia-trekking.com/viajes-mon-petit/

SIGUENOS EN INSTAGRAM: https://www.instagram.com/pakocrestas/

SIGUENOS EN FACEBOOK: https://www.facebook.com/pakocrestascom/

FOTO PAKO CRESTAS

Mi primer Kilimanjaro como Viajes Mon Petit lo celebramos en diciembre del 2017. Fue una primera experiencia muy gratificante y con un gran éxito de asistencia. Éramos 17 y los 17 subimos arriba de la montaña, 1 se quedó en el cráter y los otros 16 disfrutamos de las fotos en el punto más alto.

FOTO PAKO CRESTAS

Al principio los típicos nervios e incertidumbre de la primera vez. Y la magia de descubrirlo todo de nuevo. Primer contacto con Moshi, primera visión de la gran mole que es la montaña, primeros pasos por los bosques húmedos, primera imagen matinal de los resplandecientes y a la vez agónicos glaciares, primeras danzas, primeros contactos con los guias locales.

FOTO PAKO CRESTAS

Todo fue a pedir de boca, como en las siguientes ocasiones que he vuelto al Kili con mi ya buen amigo Johnson y su profesional agencia local y los excelentes guias Alfred y Abel, con más de 300 Kilimanjaros cada uno de ellos.

FOTO PAKO CRESTAS

La ruta escogida en la primera incursión al Kilimanjaro fue la popular Machame (también conocida como la Whisky). Hoy en día también muy frecuentada. No llega a los extremos de la romería de la Marangu (o también conocida como la Coca-cola)… pero poco falta.

FOTO PAKO CRESTAS

El primer día iniciamos la marcha a mediodía en la puerta de Machame. Llevamos un verdadero ejército de porteadores, cocineros y restante personal, más de 60, con lo que lleva su tiempo distribuir cargas, rol, etc…nosotros ya empezamos con el rollo “señorito” y mientras el ejército se moviliza disfrutamos del picnic en la puerta y de las últimas cervezas antes de entrar definitivamente en la montaña.

FOTO PAKO CRESTAS

La primera noche la realizamos en una zona de picnic y refugios por debajo del Machame Camp. Llegamos de noche y ya no podemos contemplar el Kili, que si que nos sorprende con su superba imagen a la mañana siguiente. Por fin vemos la montaña y sus glaciares colgantes. El día antes en Moshi y durante la aproximación a la puerta de Machame habíamos estado siempre bajo la capa de nubes bajas.

FOTO PAKO CRESTAS

El segundo día ascendemos al Shira Camp donde dormimos ya a 3.845 m. Por la tarde vamos a fotografiar las cuevas volcánicas. El paisaje ha cambiado radicalmente y la montaña parece más cercana de lo que realmente está.

FOTO PAKO CRESTAS

Al tercer día subimos por encima de los 4mil metros para comer en el Lava Tower Camp, situado bajo una impresiónate aguja de lava. Estamos a 4-640 m. la misma altura que el Monte Rosa en los Alpes. Por la tarde volvemos a descender al Barranco Camp disfrutando de las imágenes que nos regalan las exóticas lobelias y dendrosenecios, que aquí se localizan en uno de los “bosques” más poblados de la montaña.

FOTO PAKO CRESTAS

El cuarto día empezamos la jornada con la “escalada” del Great Barranco Wall, donde hay un buen paso pero se crean verdaderos atascos, tapones de circulación entre montañeros, guías y los porteadores que tienen preferencia de paso. Todo un ritual de paciencia. Por desgracia aquí es donde uno es consciente que el Kili es una montaña irremediablemente masificada.

FOTO PAKO CRESTAS

A medio día el cielo se cierra. En diciembre son más comunes las lluvias. Mediodía entre esporádicas gotas de agua. Nevará? No … no hace suficiente frio a pesar de estar por encima de los 4mil metros. Más tarde el cielo se abre con la misma velocidad que se cerró horas antes. Por la tarde cruzamos el paisaje lunar de Karanga Valley y antes de caer la noche ya estamos a 4.640 metros en el Barafu Camp. Noche previa a la ascensión a cumbre. La puesta de sol nos regala un paisaje magnífico, irreal … Kili en estado puro.

FOTO PAKO CRESTAS

Día de cumbre. Descubro por primera vez el “ritual” del Kibo. Ultra madrugón, salida a la 1 de la madrugada, subida a ciegas y espectacular salida de sol en las cercanías de la cumbre. El grupo es tan grande que se segrega. Yo subo con el “sector lento” …. Mejor en todos los sentidos, más descansado y más agradable. Fotos de cumbre con un ambiente glaciar. Se ha empezado a nublar poco antes de llegar y hace un frio bastante considerable.

FOTO PAKO CRESTAS

Abrazos, alegrías, fotos de rigor … ya tenemos el Kili en la colec. Una más de las Seven Summits y de los Seven Volcanoes. Bajamos rápidos, disfrutamos de nuevo el sol en el campamento donde descansamos, dormimos brevemente y comemos antes de iniciar la bajada definitiva.

FOTO PAKO CRESTAS

El descenso se realiza por la ruta Mweka, sin duda la ruta más directa del Kilimanjaro y que tan solo se utiliza de ruta de bajada. Dormimos a 3.080 metros, casi 3mil metros por debajo de la cumbre !!! Quien más quien menos todos llegamos fundidos al campamento. Hoy ha sido un largo día … pero gratificante. De aquellos días que de buen seguro todos los participantes del grupo recordarán de por vida.

FOTO PAKO CRESTAS

El último día en muy suave. Se finaliza la bajada y se llega a la puerta Mweka. Comida en un establecimiento turístico cercano a la propia población de Mweka. Damos por finalizado el trekking ascensión a la cumbre más alta de África. Un buen sitio para volver con frecuencia como agencia de viajes. Una ascensión atípica, exótica y 100% recomendable. Hakuna Matata ¡!!

FOTO PAKO CRESTAS

Crónica de nuestra ascensión realizada en diciembre del 2017 junto con Pablo Urtiaga, José Luis García, Raúl Sahuquillo, Javi Quinto, Antonio Escalant, Ramón Güell, María Pino Casanovas. José Cendra, Magi Casulleras, Jesús Ruiz, Ramón López, Aitor Mendizabal, Cristina Moreno, Vicente Cano y Sonia Esparcia.

FOTO PAKO CRESTAS

Consultar futuros programas al Kilimanjaro con Pako Crestas en el siguiente enlace: https://www.catalonia-trekking.com/viajes-mon-petit/

Consultar programas para grupos y diferentes rutas del Kilimanjaro, en el siguiente enlace: https://www.catalonia-trekking.com/vist-trek-planeta-tierra/kilimanjaro-tanzania/

FOTO PAKO CRESTAS

Deja un comentario

Archivado bajo 5 MILES, AFRICA, VOLCANES

KILIMANJARO, 5.895 m. RUTA RONGAI – CRÓNICA DEL DICIEMBRE 2018.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es banner-blog-pakocrestas-1.jpg
DESCUENTOS ESPECIALES PARA USUARIOS Y VISITANTES DEL BLOG: https://pakocrestas-shopping.com/
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es banner-blog-pakocrestas-2.jpg
SOMOS ESPECIALISTAS EN ORGANIZAR VIAJES DE TREKKING Y MONTAÑA PARA GRUPOS POR TODO EL MUNDO: https://www.catalonia-trekking.com/vist-trek-planeta-tierra/
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es banner-blog-pakocrestas-3.jpg
¿QUIERES VIAJAR CON PAKO CRESTAS, EL AUTOR DEL BLOG? VISITA NUESTROS PRÓXIMOS DESTINOS EN: https://www.catalonia-trekking.com/viajes-mon-petit/

SIGUENOS EN INSTAGRAM: https://www.instagram.com/pakocrestas/

SIGUENOS EN FACEBOOK: https://www.facebook.com/pakocrestascom/

FOTO PAKO CRESTAS

Cuando entramos por la puerta de Rongai para subir el Kilimanjaro por su vertiente norte, uno de los participantes en la expedición, mi buen amigo Eugeni, me pilló por banda y me dijo

FOTO PAKO CRESTAS

… “Pako, te tengo que decir algo muy importante, tenemos que subir si o si a la cumbre”

  • Bueno, para eso estamos …
  • Si – me respondió – pero es muy importante para mí. Llevo el anillo de compromiso, quiero pedir matrimonio en la cumbre… que quede entre nosotros. Alfred y Abel también lo saben.
  • Ostras … pensé para mi interior … no sé si la cumbre del Kili será el lugar más apropiado, la mayoría de la gente que llega a la cumbre caminan que parecen zombis de walking dead …
  • Bien, bien… una idea excelente — le respondí — créeme que haremos todo lo posible para que así sea y puedas llevar a buen término tus planes.
FOTO PAKO CRESTAS

Y así empezó el reto. Desde la puerta de Rongai, a la que llegamos ya con el día avanzado y tras varias horas de carretera, la cual con frecuencia marca la misma frontera entre Tanzania y Kenia, llegamos primero al pueblo y luego a la puerta análoga, que a la vez da nombre a la ruta: RONGAI

FOTO PAKO CRESTAS

El primer día de la ruta es poco más que un paseo aunque en broma en broma ascendemos desde los 1.990 m de la puerta hasta los 2.625 m del Simba Camp. El camino, muy bien marcado, como todos los caminos del Kili, discurre entre bosque húmedo y el campamento es una explanada completamente verde y de hierba alta en un lugar fresco y exuberante.

FOTO PAKO CRESTAS

Al día siguiente nos levantamos para iniciar la marcha y todos los nuevos venidos a la montaña descubren la magia del ritual matinal del Kili. La danza que nos regalan guías, porteadores y cocineros locales. Todo un subidón de energía positiva de buena mañana.

FOTO PAKO CRESTAS

La segunda jornada, que también recuerdo corta y amable, concluye en el Second Cave, donde se monta el segundo campamento. Cerca hay la cueva de origen volcánico que da nombre al lugar. Aún hay vegetación en la zona, si bien ya predomina el matorral y la vegetación baja

FOTO PAKO CRESTAS

Por la tarde aún tuvimos tiempo de sobras para ir de paseo en dirección al Mawenzi y hacernos unas fotos en otras cuevas volcánicas, las Kikelelwa Caves. El Mawenzi presentaba un bonito aspecto bien nevado. Fruto de las lluvias que son relativamente abundantes en esta época del año, sobre todo por las tardes.

FOTO PAKO CRESTAS

Una de las cosas que recuerdo principalmente de la ruta Rongai, es que, a excepción del día de cumbre, ninguna de las jornadas de ascensión se me antojó larga ni pesada, al contrario. Y el tercer día no fue la excepción. Llegamos al campamento de Third Cave, a 3.935 m de altura.

FOTO PAKO CRESTAS

Aquí el paisaje ya cambia de manera radical. La vegetación casi ha desaparecido. Estamos ya en páramos del desierto de lava. El Kilimanjaro, omnipresente, se nos presenta frente a nosotros con toda su grandeza y majestuosidad.

FOTO PAKO CRESTAS

Por la tarde aún tuvimos tiempo de subir a aclimatar  por encima de los 4mil metros, tarde de lluvia. En la marcha de aclimatación pasamos por el esqueleto fosilizado de una vaca, que forma parte de un punto “emblemático” de la montaña. Uno piensa como llegó este pobre animal a estas alturas para morir en medio de este desierto volcánico.

FOTO PAKO CRESTAS

El cuarto día ya subimos al Kibo Hut donde coincidimos con la romería que sube por la Marangu o ruta de la Coca-Cola. Un verdadero cambio de escenario. Hasta ahora apenas habíamos coincidido con un par de grupos más en la montaña. Ahora esto es un verdadero enjambre, multitud de tiendas y refugios bien llenos de gente.

FOTO PAKO CRESTAS

El quinto día, que es la jornada de cumbre, el ritual típico de esta jornada. Madrugón bestia, subida de noche, algún perjudicado por el mal de altura, una única baja en el grupo y… como no… la espectacular salida de sol en el cráter. Un regalo para los sentidos. No en vano está considerada como una de los mejores amaneceres que podemos divisar en el planeta Tierra.

FOTO PAKO CRESTAS

En la cumbre estamos, por suerte, relativamente enteros, con lo que la solicitud de matrimonio se realiza con video testimonial incorporado, el pretendiente con voz temblorosa y visiblemente nervioso y la futura prometida roja como un tomate.

FOTO PAKO CRESTAS

Al medio día comemos, descansamos una horita e iniciamos la larguísima bajada por la Marangu. Vuelve a llover de manera copiosa por la tarde y al llegar al campamento Horombo optamos por dormir en la zona de refugios. Cerca del campamento hay un bonito bosque de lobelias y dendrosenecios, las plantas primitivas típicas de esta zona.

FOTO PAKO CRESTAS

Al día siguiente continuamos bajando hasta la lejana puerta de Marangu, con una lluvia final diluviante. Ya casi que nos da igual… ya tenemos “nuestro” Kili. El bonito amanecer en la cumbre ya no nos lo quita nadie. Con escena romántica incorporada.

FOTO PAKO CRESTAS

Crónica de nuestra ascensión realizada en diciembre del 2018 junto con José Ma Martínez, Pilar Ramos, Eugeni Porta, Silvia Cruz, Olatz Pérez, Daniel Tudela y Cesar Antón.

FOTO PAKO CRESTAS

Podéis descargaros el track de la ascensión en el siguiente enlace: https://es.wikiloc.com/rutas-senderismo/kilimanjaro-uhuru-peak-5895-mt-via-rongai-tanzania-32002064

Consultar futuros programas al Kilimanjaro con Pako Crestas en el siguiente enlace: https://www.catalonia-trekking.com/viajes-mon-petit/

Consultar programas para grupos y diferentes rutas del Kilimanjaro, en el siguiente enlace: https://www.catalonia-trekking.com/vist-trek-planeta-tierra/kilimanjaro-tanzania/

FOTO PAKO CRESTAS

Deja un comentario

Archivado bajo 5 MILES, AFRICA, VOLCANES