Archivo de la etiqueta: Damavand – Zagros

DAMAVAND, CARA NORTE – CRONICA DE LA ASCENSIÓN AGOSTO 2018

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es banner-blog-pakocrestas-1.jpg
DESCUENTOS ESPECIALES PARA USUARIOS Y VISITANTES DEL BLOG: https://pakocrestas-shopping.com/
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es banner-blog-pakocrestas-2.jpg
SOMOS ESPECIALISTAS EN ORGANIZAR VIAJES DE TREKKING Y MONTAÑA PARA GRUPOS POR TODO EL MUNDO: https://www.catalonia-trekking.com/vist-trek-planeta-tierra/
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es banner-blog-pakocrestas-3.jpg
¿QUIERES VIAJAR CON PAKO CRESTAS, EL AUTOR DEL BLOG? VISITA NUESTROS PRÓXIMOS DESTINOS EN: https://www.catalonia-trekking.com/viajes-mon-petit/

SIGUENOS EN INSTAGRAM: https://www.instagram.com/pakocrestas/

SIGUENOS EN FACEBOOK: https://www.facebook.com/pakocrestascom/

FOTO PAKO CRESTAS

Damavand (en persa: دماوند ) es un estratovolcán durmiente de 5.610 metros de altura, que marca el punto más alto de la cordillera de los montes Elburz. Situado en Irán, es también la mayor altura de Oriente Medio y el volcán más alto de Asia. Está situado a unos 50 kilómetros al noreste de la ciudad de Amol en Māzandarān, y cercano también a la costa sur del mar Caspio. Aunque no tiene actividad volcánica, existen algunas fumarolas cerca del cráter de la cumbre que depositan azufre. De hecho Damavand significa, la montaña sin aliento, por las dificultades que las fumarolas implican a la hora de respirar en las cercanías de la cumbre.

FOTO PAKO CRESTAS

En agosto del 2018 realicé una segunda ascensión a la cumbre, más de 10 años más tarde que hiciese mi primera incursión a este gran volcán por su cara sur junto con el entonces compañero de viajes, Carles Gel. En 2018 ya fui como responsable y coordinador de mi propia agencia de viajes y la ruta escogida fue la cara Norte, mucho más interesante bajo varios aspectos que la concurrida vertiente sur, que fue la utilizada en mi primera ascensión.

FOTO PAKO CRESTAS

La cara Norte, si bien técnicamente es igual de fácil que la sur, es mucho más salvaje y visualmente más atractiva. Para llegar a su base se realiza un largo trayecto de pista del 4*4 tras pasar por pueblos perdidos como Razan, Hajji Dela y Nandal. Llegamos a las laderas de la montaña ya bien entrada la tarde, tras haber salido de Teherán por la mañana y haber disfrutado de una suculenta comida con paseo previo incluido en la turística población de Rineh.

FOTO PAKO CRESTAS

Llegamos a unos prados a 2.900 m de altura que serán el punto de partida a nuestra ascensión. Crepúsculo tranquilo en el que disfrutamos de una buena barbacoa que nos prepara Orhan, el responsable local de toda la logística de la pequeña expedición. Tiempo completamente apacible, atardecer con buenos presagios. Contemplamos la gran montaña, al fin estamos bajo el volcán más alto de todo el continente asiático.

FOTO PAKO CRESTAS

La primera jornada en la montaña ascendemos hasta campamento 1 situado a 4.025 m, que será nuestra base para descansar, aclimatar y preparar la ascensión. Hasta este punto llegan sin problemas las mulas y por tanto podemos subir ligeros con la comodidad de llevar encima el peso imprescindible para un paseo por altura.

FOTO PAKO CRESTAS

El campamento 2, que tan solo utilizamos como punta de altura para aclimatar al segundo día de estancia en la montaña, se sitúa a 4.600 metros de altura y recibe el nombre de Fereydoun. En él encontramos un refugio de color roja anaranjado lleno de basura. Es un lugar de grandes bloques donde tampoco hay muchos buenos emplazamientos para plantar las tiendas sobre firme cómodo.

FOTO PAKO CRESTAS

La cara norte del Damavand tiene aún los vestigios agonizantes de lo que antaño eran los últimos glaciares de la montaña. Hoy en día las masas fósiles de hielo en claro retroceso sustentan grandes masas de rocas en detritus que de tanto en tanto se deprenden causando unos gigantescos aludes de piedras que levantan a su vez verdaderas nubes de polvo. Todo un espectáculo visual y sonoro ver caer las avalanchas minerales. Por suerte la ruta de ascenso está a resguardo de la trayectoria de las piedras, pero no al 100%, motivo por el cual entre el campamento 1 y el 2 pasamos por al lado de una antiguo campamento hoy en día en desuso.

FOTO PAKO CRESTAS

Nuestra estrategia de subida fue atacar desde el campamento 1 tras dormir en él un par de noches, la verdad es que fue una planificación un tanto precipitada y por tanto exigente, que provocó que no todos los integrantes aclimatasen los suficientemente rápido como para poder llegar todos a la cumbre.

FOTO PAKO CRESTAS

La ascensión la realizamos toda sobre pedregal con camino trazado en su gran mayoría, sin apenas pisar nieve. Ni piolet ni crampones fueron necesarios. Yo ascendí con una bota rígida y me arrepentí sobradamente de mi torpeza durante la bajada, que se me hizo larga por culpa de los doloridos pies.

FOTO PAKO CRESTAS

La cumbre estaba llena, llenísima de gente. Creo que es la vez que más personas he visto en la cima de una montaña de 5mil metros. La casi totalidad de los montañeros son gente local, ya que en Irán la práctica del montañismo es muy popular y generalizada. Tenemos que hacer turno para podernos hacer la foto de cumbre. Nada que ver con aquel lejano mayo del 2008 cuando ascendí a ella por primera vez en un día en que no encontramos absolutamente a nadie en las zonas altas de la montaña.

FOTO PAKO CRESTAS

Hoy en día la vertiente sur cuenta con el auxilio de un enorme refugio guardado que facilita el ascenso. Desde lo más alto se podía ver la romería de gente subiendo y bajando por la marcada senda de la ruta normal. Por el norte, sin poderse considerar una ruta solitaria, puesto que también habían numerosos grupos, si que la tranquilidad era muy superior y la ascensión, por tanto, más íntima y agradable.

FOTO PAKO CRESTAS

Tras la cumbre disfrutamos de unos días de turismo por Teherán e Isfahán, la ciudad de los palacios azules. La verdad es que un viaje para ascender al Damavand es una escusa perfecta para conocer un poco este gran país que es Irán, heredero de una cultura de varios milenios de historia, la persa. Sus ciudades, su arte, su gente, su cultura… es un verdadero baño de apertura de miras, de realidad paralela, de autocrítica a nuestra sociedad occidental basada en el capitalismo, el ego y el consumo.

FOTO PAKO CRESTAS

Isfahán o Ispahán​(en persa: اصفهان) es una importante ciudad iraní, que se encuentra a 406 kilómetros al sur de Teherán. Isfahán tiene una población de cerca de 2 millones de personas, lo que la convierte es la tercera ciudad más grande de Irán después de Teherán y Mashhad, si bien alguna vez fue una de las ciudades más grandes del mundo.

FOTO PAKO CRESTAS

Isfahán es una ciudad importante, en tanto se encuentra en la intersección de las dos rutas principales norte-sur y este-oeste que atraviesan Irán. Isfahán floreció entre 1050 y 1722, particularmente en los siglos XVI y XVII bajo la dinastía sasánida periodo durante el cual se convirtió en la capital de Persia por segunda vez en su historia durante el reinado del sah Abás el Grande. Incluso hoy, la ciudad conserva gran parte de su gloria pasada.

FOTO PAKO CRESTAS

Es famosa por su arquitectura perso-islámica, grandes bulevares, puentes cubiertos, palacios, mezquitas con azulejos y minaretes. Isfahán también tiene muchos edificios, monumentos, pinturas y artefactos históricos. La fama de Isfahán resultó en el proverbio persa “Esfahān nesf-e-jahān ast“: Isfahán es la mitad del mundo.

FOTO PAKO CRESTAS

Personalmente me quedé con las ganas de conocer esta ciudad durante mi primer viaje a Irán puesto que el que fue mi compañero de viaje se negó en rotundo de dedicarle tiempo al turismo puro y duro y nos quedamos varios días en el hotel de Teherán dejando pasar el tiempo de manera absurda e inútil. Por ese motivo tenia bien claro que si volvía a Irán me sacaría la espinita clavada.

FOTO PAKO CRESTAS

Y realmente es 100% recomendable la visita a esta ciudad, cuyos palacios pueden ser considerados entre los más bonitos del mundo, sus puentes, sus mezquitas azules. No me cabe duda que en los próximos viajes a Irán incluiré la visita a esta ciudad como una extensión opcional al programa estricto de montaña.

Ascensión realizada en agosto del 2018 junto con Miquel Neiro, Sergi Celdoni, Pepo Batanes, Rubén Chacón, Teresa Marcos, Asier Ruiz, Imanol Otero y Orhan Temel.

FOTO PAKO CRESTAS

Puedes descargarte el track de la subida en el siguiente enlace: https://www.wikiloc.com/mountaineering-trails/damavand-cara-norte-65990974

DATOS TECNICOS:

  • Punto más bajo: 2.934 m
  • Punto más alto: 5.626 m
  • Desniveles (solo subida): + 2.755 m / – 84 m.
  • Distancia (solo subida): 8 Km 760 m.
FOTO PAKO CRESTAS

¿Quieres participar de nuestros próximos viajes? Consulta nuestro calendario de trekkings, ascensiones y expediciones en: https://www.catalonia-trekking.com/viajes-mon-petit/

¿Quieres subir al Damavand? Programa para grupos en el siguiente enlace: https://www.catalonia-trekking.com/vist-trek-planeta-tierra/ararat-damavand/

Deja un comentario

Archivado bajo 5 MILES, ASIA, VOLCANES

DAMAVAND. IRAN: ARCOIRIS SOBRE NEGRO

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es banner-blog-pakocrestas-1.jpg
SOMOS ESPECIALISTAS EN ORGANIZAR VIAJES DE TREKKING Y MONTAÑA PARA GRUPOS POR TODO EL MUNDO: https://www.catalonia-trekking.com/vist-trek-planeta-tierra/
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es banner-blog-pakocrestas-2.jpg
SOMOS ESPECIALISTAS EN ORGANIZAR VIAJES DE TREKKING Y MONTAÑA PARA GRUPOS POR TODO EL MUNDO: https://www.catalonia-trekking.com/vist-trek-planeta-tierra/
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es banner-blog-pakocrestas-3.jpg
¿QUIERES VIAJAR CON PAKO CRESTAS, EL AUTOR DEL BLOG? VISITA NUESTROS PRÓXIMOS DESTINOS EN: https://www.catalonia-trekking.com/viajes-mon-petit/

SIGUENOS EN INSTAGRAM: https://www.instagram.com/pakocrestas/

SIGUENOS EN FACEBOOK: https://www.facebook.com/pakocrestascom/

iran (1)Si uno desea huir de destinaciones turísticas por antonomasia, Irán es una de las mejores alternativas para la “contra”. Este gran país es una especie de “rara isla de paz” en medio de varios países en conflicto o en situaciones calientes (Irak, Georgia, Pakistán y Afganistán). Por total desconocimiento, la gran mayoría de los occidentales nos pensamos que Irán es un país bastante llano, lleno de grandes desiertos de dunas, con un paisaje similar al que encontraríamos en la Arabia Saudita. Nada más lejos de la realidad, Irán es un país principalmente montañoso, árido y caluroso en verano y especialmente frío y nivoso en invierno. Su geografía, poblada de multitud de montañas de tres mil y cuatro mil metros, y de numerosas cordilleras (Montañas de Payeh, montañas de Zagros, Montañas de Soleiman y Montañas de Alborz), con un único y destacable cinco mil: El Monte Damavand, techo del Asia Menor, y con sus 5.671 metros, la montañas más fría situada entre el Cáucaso y las estribaciones del Himalaya.

iran (2)

El Damavand es un gran volcán con cierta actividad (desprende fumarolas de manera constante), pero del que no se tiene constancia de ninguna erupción en los últimos 15.000 años. La montaña, a parte de sus gigantescas proporciones, está relativamente cerca de la capital del país, Teherán, y a medio camino de una de las zonas más transitadas por el turismo interno del país: el mar Caspio, lo que hace que la cumbre sea muy conocida, todo un signo nacional. El montañismo (no así la escalada técnica), es uno de los deportes más populares del país.

iran (6)

Mi intención para ir a ascender esta cumbre nació de la mano de Carles Gel. Él ya había estado en los flancos del Damavand tres años antes, pero la fortuna no le acompañó y marchó del país con la cima en el tintero de los temas pendientes. Poco tuvo que convencerme para ir. El país, las ganas de hacer un viaje corto a una montaña alta pero sin compromiso técnico y el magnetismo que me provocaba conocer Irán, fueron motivos más que suficientes para animarme a embarcarme en este nuevo “micro-viaje”, verdadera terapia en un momento en que, por circunstancia personales, estaba hundido en una espiral destructora de estrés, trabajo y responsabilidades.

iran (7)

Los colores del Arco Iris despuntando sobre un horizonte negro como el carbón y profundo como las mismas entrañas de la tierra. Así se me presenta el viaje, así se me presenta el país. Influenciado por la propaganda y el mensaje que desprenden nuestros medios de comunicación (televisión y prensa), el país persa se nos antoja como un lugar primitivo, peligroso, donde todos los hombres tienen pinta de terroristas y las pocas mujeres que se dejan ver por las calles, andan custodiadas y escondidas bajo el hermetismo de burca. La realidad muy distante al arquetipo pre fabricado por los medios de comunicación europeos y americanos. La gente es amable (siempre hay ciertas actitudes que nos pueden parecer primitivas o incultas, si bien la sensación debe ser reciproca), se respeta al extranjero, el cual, extraño en un país sin congéneres, pasa entre ignorado y desapercibido.

iran (8)

No obstante no debemos olvidar que Irán es una sociedad con una dictadura generacional que lleva, entre la doctrina de los Shaa y la dictadura religiosa de los Ayatolaes, casi un siglo de existencia. Es el segundo país en el mundo donde más casos hay de pena de muerte (China es el triste valuarte del ranking y el tercer escalón del podio lo suscriben los galantes Estados Unidos de America – sin comentarios –). Con unos 70 millones de habitantes, 14 de ellos habitan en la capital: Teherán.

iran (9)

La llegada la realizamos a las tantas de la noche, tras una combinación de vuelos bastante nefasta, que nos obliga a un largo tránsito en Istambul. A la llegada nos espera quien será nuestro contacto y organizador: Slotani. Si más vacilación nos llevará en coche a Polour, una de las poblaciones situadas bajo el gigante persa; lo cual nos evitará entrar en la sucia y caótica urbe, para ir directamente a nuestro objetivo principal, o sea, la montaña. Desde buen inicio, el trayecto en coche nos demuestra una de las realidades más abrumadoras del país: la conducción es caótica y tan solo la omnipresencia de Alá hace que nos accidentes no sean más numerosos. Entre duermevelas veo como los restantes vehículos nos acribillan a bocinazos, y Slotani invade, a intermitencias, los carriles de la derecha y de la izquierda sin previo aviso y sin un motivo evidente. Poco más tarde, en un alto de la carretera, Slotani detiene el vehículo y hecha una cabezada. El tampoco había dormido en toda la noche, lo que motivaba una conducción un poco más extraña de lo habitual.

iran (10)

Sin más contratiempos, y tras hacer las compras de la comida y un primer desayuno al estilo iraní, llegamos al centro de montaña de la federación de Irán, situado en el extrarradio del pueblo de Polour. Se trata de un edificio de proporciones bastante amplias, con un completo rocódromo en su interior y varias dependencias. Los regenta Alí, un iraní ya mayor, de gestos extraviados, que parece caminar siempre de lado o tener la cabeza torcida sobre el torso. Cuando lo vemos por primera vez nos sorprende verlo con el pecho inflado, abultado y rojizo. Le ha picado una avispa causándole una reacción alérgica. Seguramente cualquier otra persona en su lugar guardaría reposo, pero Alí demuestra una entereza digna de un mártir y acomete el trabajo como si nada extraño ocurriese.

iran (11)

Nos despedimos de Slotani tras concretar el programa y los contactos para los días venideros. El cansancio hace mella. Vengo de un periodo indecible, marcado por la intensidad de trabajo y un exceso de estrés y preocupaciones laborales, que ha punto han estado de obligarme a abordar este pequeño viaje. Cierro los ojos para dormir, dormir y dormir. Treinta horas seguidas, tan solo interrumpidas por cortos periodos de consciencia, que aprovecho para comer y beber. Me meto en el saco fino poco antes de mediodía y casi no abandono la crisálida hasta primera hora de la tarde de día siguiente. Tras las ventanas de la habitación vemos como ruge la tormenta y llueve a intervalos. ¿Durará el mal tiempo? La previsión indica lo contrario, pero yo en este momento agradezco la lluvia, que me da la opción de descansar sin tener remordimientos. Poco ha poco supero y cansancio enfermizo, y para mis adentros me prometo una y otra vez que debo esforzarme por cuidarme más, cuidarme mi estilo de vida (que últimamente se ha degradado por un exceso desmesurado de trabajo), y cuidar a los míos, en especial a la mujer que adoro y al hijo que quiero con toda mi alma. Fuera llueve, truena, hasta que llega la tarde con un sol espléndido. Comemos hasta saciarnos, holgazaneamos entre las casas y damos pequeños paseos, custodiados y estudiando nuestro verdadero objetivo: esa montaña paquidérmica que se eleva, omnipresente, al norte de la población. Nos presenta un aspecto saludable, jovial. Vestido de nieve; blanco y majestuoso, pero con la cantidad justa. Ni exceso ni carencia. Mañana empieza el buen tiempo, seguro, y con el nuestro asalto a esta solitaria cumbre que se eleva casi 4.000 metros por encima de los tejados de Polour.

iran (3)

Tercer día. Los arrieros, vayas donde vayas del planeta, acostumbran a estar hechos bajo el mismo patrón: abusan de tu necesidad hacia ellos para intentar sacarte hasta el último céntimo. Palabras y gestos duros, alguna que otra rencilla, y una rebaja sustancial del precio (que continua siendo desproporcionadamente alto), son los ingredientes previos a la bonita excursión de poco más de dos horas que separa Alaf Chin, la mezquita – refugio a la que llegamos con coche (3.040 m) y el refugio Third Shelter, a 4.100 metros de altura. El viejo refugio, de vivos colores exteriores y de entrañas llenas de suciedad, está presto a ser reemplazado en su función por la nueva construcción situada a pocos metros y que, a todas luces, vendrá a ser un gran refugio guardado, al mas puro estilo europeo.

iran (12)

Tiempo excelente, viento moderado constante con alguna racha intermitente con cierta violencia. Esta es la tónica general durante nuestra estancia en el Shelter. Tardes tranquilas y puesta de sol con brumas. Noches de Ali Babá, con mil y una estrellas en el firmamento. Tras un día intermedio de reposo y aclimatación, en la que hacemos una punta de altura de 4.700 metros, emprendemos a marcha constante, sin prisas pero sin pausas, la ascensión a la cumbre. La vía de ascensión carece de dificultad, un camino marcado nos indica la mejor línea a seguir, y tan solo en algún lugar muy puntual nos auxiliamos de las manos para superar algún breve resalte. Tan solo cabe destacar una pequeña franja de nieve, en la que debemos tomar precauciones ante las posibles consecuencias que tendrían un resbalón.

iran (25)

No en vano se trata de una larga pala nevada, pero piolet en mano y con procurando afinar el equilibrio, el flanqueo no presenta mayor historia. A nuestra derecha dejamos de lado la característica cascada de hielo perenne, aislada en medio de esta soleada vertiente. Largas son las pendientes que preceden el promontorio o falsa cumbre. La altura aquí, ya superior a los 5.000 metros, se empieza a notar. En la cumbre del promontorio encontramos un grupo de iraníes que han madrugado bastante más que nosotros y ya regresan de la cúspide. Intercambiamos palabras de aliento y palabras de felicitación entre las violentas rachas de viento y los vapores sulfurosos de las fumarolas. Tan solo restan poco más de 150 metros de desnivel. Un paso tras otro, regulando la respiración y evitando inspirar el aire saturado de olor a huevos podridos que surge de las entrañas de la montaña. Un montón de piedras y un mirador hacia el cráter nivoso nos saluda en forma de cumbre. Nos abrazamos, Carles se muestra satisfecho: está cerrando un círculo que le quedó abierto hace tres años. Han sido poco más de 4 horas de continua caminada, y bajo nuestros pies el volcán más alto del Asia Menor. Dos horas más tarde, entre pausas y rápidos descensos, estamos de nuevo en las proximidades del refugio. Atrás queda el aire enrarecido de los 5.000 metros, los vapores sulfurosos que tiñen de amarillo las rocas y la violenta ira del viento.

iran (4)

Por fin un pequeño viaje que sale a pedir de boca. Cansados y satisfechos pasamos la tarde dormitando a resguardo del refugio del Shelter. La mayoría de los huéspedes son montañeros locales. Por la noche no guardan silencio y una sinfonía intermitente de teléfonos móviles corta a intervalos nuestro sueño.

iran (13)

Los restantes días los pasamos vagabundeando por Polour y Teherán. Coincidimos con las fiestas en honor a los funerales del Ayatolá Homeini. Teherán, que acostumbra a ser una ciudad caótica, llena de gente, tráfico y polución, se nos presenta cerrada a cal y canto y casi vacía. Mantengo interesantes conversaciones con nuestro organizador, Slotani, y poco a poco nos dejamos sorprender por lo que se nos antojas “características y cuestiones propias del país”. Por desgracia el viajar con frecuencia a diferentes lugares de la tierra, hace que cada vez resulte más difícil sorprenderse, no obstante el caleidoscopio socio – cultural del mundo continúa dando vueltas.

iran (14)

En Irán sorprenderá no encontrar papel de WC en los lavabos públicos de bares y de la gran mayoría de restaurantes. En su lugar encontramos una manguera o un jarrón con agua. Por ese motivo los persas solo comen y saludan con una mano, la derecha, puesto que la izquierda es la que se hace servir para asearse las partes tras realizar las necesidades fisiológicas que, todo hijo de Dios, debe hacer diariamente.

iran (18)

La gente, oficialmente, no bebe y casi no fuma. Las bebidas alcohólicas solo existen  en un reducido mercado negro, o los más ingeniosos lo destilan de manera artesanal en sus propias casas. Las mujeres van tapadas, y con la vestimenta en la que predomina el color negro. No obstante ya se ha superado el periodo más radical de la dictadura de los Ayatolaes, en que las mujeres tan solo podían mostrar la línea frontal de los ojos. La propaganda del gobierno, no obstante, continúa siendo omnipresente, y todo parece vigilado por la atenta e inquisidora mirada de una especie de papa Noel vestido de negro y con rostro endemoniado. Cuando le pregunto a Slotani cuales fueron los mecanismos utilizados por los Ayatolaes tras la revolución, se muestra un tanto parco de palabras, pero a la vez directo y consistente: La gente estaba harta de la larga dictadura de los Shaa, todo empezó en las universidades y fue una especie de revolución popular. Entre los diferentes grupos sociales, los Ayatolaes tomaron la iniciativa. El estamento religioso siempre fue muy poderoso, y poco les costó ponerse de acuerdo con gran parte de ejército. De un día para otro tomaron las riendas del país, liquidaron a la oposición con matanzas sumarias e impusieron sus reglas. De un día para otro se proclamó la obligación estricta de vestir tapadas y de color negro a las mujeres. Aquellas que salieron a la calle sin obedecer las consignas, eran atacadas, junto con sus acompañantes o quien tratase defenderlas, por grupos de radicales que formaban una especie de cédulas guardianes del nuevo orden. En cuatro días todas las mujeres, por miedo, se acostumbraron a la nueva realidad. Han hecho falta muchos años para una breve involución. Ahora enseñan el rostro y pueden llevar vestidos o pañuelos de diferentes colores, aunque, como puedes observar, el negro continúa siendo el color predominante.

iran (22)

Irán resulta ser uno de los principales productores de petróleo. No obstante, la abundancia de oro negro, no llega en su equivalencia a la población, que ve como tiene limitado el acceso a 2 litros diarios para el vehículo, mediante la regulación de un sistema estricto de plantillas. Como siempre el mercado negro es la alternativa.

iran (21)

La guerra Irak – Irán duró casi ocho años. A medida que los Ayatolaes se hacían con el control, la parte del ejército que se mantenía fiel al antiguo gobierno se esforzó en retirar el armamento a otros países como Estados Unidos o Suiza. Cuando el Sadam Hussein, el dictador de Bagdad, vio a su país vecino sumido en el desorden y relativamente desarmado, aprovechó la oportunidad para poner en marcha sus ansias expansionistas. Invadió la frontera pensando que su avance sería una marcha triunfal. Arrasó pueblos y bombardeó Teherán. No obstante la resistencia fue feroz. El nuevo gobierno iraní pronto encontró en apoyo de los soviéticos y los iraquíes fueron exiliados con el suministro de armamento americano. Tras casi una década de encarnizada lucha, se pactó una paz por cansancio y las fronteras volvieron a su línea original. Incongruencias de la historia y de la política internacional, ahora Irak es un verdadero hervidero de violencia y caos con un enemigo común: Los yanquis. Estados Unidos tuvo que en derrocar al dictador que antaño apoyaron, y ahora son los iraníes los que aprovechan las circunstancias para enviar cédulas desestabilizadoras y terroristas al país vecino para castigar a los americanos. Es la mejor forma de mantener ocupado al enemigo y mantener a Irán fuera del punto de mira de los americanos.

iran (5)

Abandonamos Irán tras una semana y media de estancia y nos llevamos con nosotros gratos recuerdos y una cumbre más de 5.000 metros. De madrugada el avión ruge, a punto de despegar. Atrás queda un arco iris sobre el negro. Una muestra más de la imposible reconciliación de las incongruencias de nuestro tiempo.

iran (27)

Deja un comentario

Archivado bajo 5 MILES, ASIA, VOLCANES