TRAVESIA DEL LAGO INARI (LAPONIA FINLANDESA) – CRÓNICA DE MARZO 2020

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es banner-blog-pakocrestas-1.jpg
DESCUENTOS ESPECIALES PARA USUARIOS Y VISITANTES DEL BLOG: https://pakocrestas-shopping.com/
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es banner-blog-pakocrestas-2.jpg
SOMOS ESPECIALISTAS EN ORGANIZAR VIAJES DE TREKKING Y MONTAÑA PARA GRUPOS POR TODO EL MUNDO: https://www.catalonia-trekking.com/vist-trek-planeta-tierra/
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es banner-blog-pakocrestas-3.jpg
¿QUIERES VIAJAR CON PAKO CRESTAS, EL AUTOR DEL BLOG? VISITA NUESTROS PRÓXIMOS DESTINOS EN: https://www.catalonia-trekking.com/viajes-mon-petit/

SIGUENOS EN INSTAGRAM: https://www.instagram.com/pakocrestas/

SIGUENOS EN FACEBOOK: https://www.facebook.com/pakocrestascom/

FOTO PAKO CRESTAS

El pasado mes de marzo (2020) organizamos un grupo para la travesía de Lago Inari con el auxilio de una empres española que tiene sede en Ivaro. Fue mi primer viaje como agencia a una travesía Ártica, todas las anteriores las había realizado en sistema de autosuficiencia y con un carácter más deportivo. Fue altamente de agradecer poder disfrutar de Laponia con una travesía más pausada, más pensada para disfrutar del paisaje, del escenario, de las tardes en las cabañas, de las horas pasadas en grupo, de la vida común pre y post jornada con esquís. Una experiencia que si todo va bien repetiremos este próximo invierno en e, parque del Lemmenjoki.

FOTO PAKO CRESTAS

El Lago Inari es un clásico de las travesías invernales con pulkas por Laponia. Es un lago de gran extensión situado muy al norte, lo que ayuda a que se den buenas condiciones y duraderas cada época invernal. Nosotros fuimos a principios de marzo, que ya sé por experiencia que es de la mejor época. El frio ya es no riguroso, el día se alarga y las condiciones de la nieve y el hielo suelen ser perfectas para esquiar o caminar, puesto que la fusión aún no ha empezado.

FOTO PAKO CRESTAS

El lago Inari (en finés: Inarijärvi); es el segundo lago de Finlandia y el sexto de Europa en extensión. Se encuentra situado en la parte septentrional de Laponia, al norte del Círculo polar ártico, a 118 metros sobre el nivel del mar. Su periodo de congelación se extiende normalmente desde el mes de noviembre hasta comienzos del de junio.

FOTO PAKO CRESTAS

Las islas más conocidas del total de más de 3.000 con las que cuenta el lago son Hautuumaasaari y Ukonkivi, histórico lugar sacrificial para los antiguos habitantes de la zona. Un lugar emblemático del Lago es la pequeña y puntiaguda isla de Ukko, lugar sagrado de los samis donde antaño se ofrecían sacrificios a los dioses. El lago cubre una superficie de 1,040.28 km². Desagua hacia el norte a través del río Paatsjoki, el cual vierte sus aguas al Varangerfjord, una bahía del Mar de Barents.

FOTO PAKO CRESTAS

El primer día fue de tránsito aéreo. Encuentro del grupo de Helsinki, ya que parte salimos desde Barcelona y el resto partieron de Madrid. El trayecto Helsinki Ivaro lo realizamos ya todos juntos. Llegada a Laponia que a nosotros se nos antoja como una enorme estampa navideña. Frio, nieve por doquier y la noche ártica. Encuentro en el hotel en la población de Inari y cena por las cercanías, en que ya cayeron las primeras jarras de cerveza lapona y unas buenas hamburguesas de reno.

FOTO PAKO CRESTAS

Al día siguiente sin más demora cada componente del grupo escogió el material que mejor se adaptaba a los respectivos tamaños, hicimos las compras de última hora y repartimos comida, enseres y equipo común. Antes de medio día ya estábamos caminando sobre las aguas heladas, partiendo del embarcadero deportivo de Veskoniemi. Esta primera jornada se nos presentó relativamente plácida, no demasiado larga y con una temperatura bastante agradable, sobre todo cuando uno estaba en marcha. Tarde de sol y buenos paisajes. Seguimos todo el rato una línea de pista de motos, lo que nos permite caminar sin esquís a un buen ritmo. Pasamos noche en la isla de Kaikunara en una confortable cabaña de madera.

FOTO PAKO CRESTAS

La segunda jornada fue similar a la anterior, si bien más larga al contar con un mayor número de horas efectivas para caminar. De nuevo el tiempo resultó ser plácido y tranquilo. Un día frio pero radiante, que animaba a realizar la marcha en grupo, despreocupada, charlando el uno con el otro de temas intrascendentes mientras caminábamos por un lugar completamente solitario y extraordinariamente bello. Continuamos por el trazado de la moto que es la travesía típica de Sur a Norte. Esta noche dormimos en las cabañas de Karppasari.

FOTO PAKO CRESTAS

El tercer día de travesía abandonamos la pista de las motos de nieve y realizamos nuestra “propia línea” empezando por tanto el tramo que ya implicara abrir zanja en la nieve un tanto profunda y caminar con la ayuda de los esquís. Para completar el cambio de registro en la travesía, también nos sorprendió un cambio de tiempo con niebla y a ratos fuerte nevada. En esta jornada nos internamos también en el corazón del Lago, justo en la zona que más lejos puedes estar de islas y orillas. Esta zona central del lago es conocida como el Liinasvuono. Algunos de los participantes notan que es su primera vez con esquís de fondo y durante las primeras horas reniegan cada vez que caen al suelo.

FOTO PAKO CRESTAS

Ricardo me muestra su preocupación en especial por Pino, que procede de Canarias donde poco puede practicar el esquí nórdico. “No sufras….” Le contesto “la conozco bien, es muy cabezona y aprende rápido, mañana irá la primera de todos, ya verás”… Dicho y hecho. Viva mi Pino!!!

FOTO PAKO CRESTAS

Una bonita sensación de infinito que facilitaba que nuestras mentes divagasen reproduciendo imágenes de lo que antaño fueron las antiguas exploraciones épicas de exploración. Por supuesto la diferencia es abismal, nada que ver… pero… uno caminando por estos lares, en medio de la niebla, con el frio y la sensación de estar en medio de la nada, tiene la mente más abierta para pensar en aquellos héroes irrepetibles”

FOTO PAKO CRESTAS

La tercera noche en el lago la pasamos en la isla de Kahkusaar. Nieva a intervalos durante toda la tarde y noche. A veces de manera suave, a veces de manera copiosa. Otras veces el cielo plomizo parece mantener un extraño equilibrio, como si las nubes contuviesen la respiración. Qué bonita es Laponia ¡!! Tanto cuando el cielo es brillante, como cuando la pertinaz niebla y nieve parece atenuar todos los contornos. Se respira silencio, naturaleza salvaje y dormida.

FOTO PAKO CRESTAS

Al día siguiente, el cuarto de nuestra aventura en el lago, seguimos aún bajo el mal tiempo. Nevada constante y copiosa, pero por suerte sin pizca de viento. Continuamos la travesía por la inmensa nada. Un poco cada uno ensimismado en sus propios pensamientos. La nevada ayuda a este auto retiro casi impuesto, mientras uno camina observando de reojo los restantes miembros del grupo. Cada uno en su propio mundo y todos conectados por el hechizo del Gran Norte.

FOTO EXPOSITO DOMINGO

Fin de etapa en Suovaari, donde disfrutamos de la protección de las bien acondicionadas cabañas, la estufa, el hogar. Una buena cena y cierta pesadumbre por las noticias que nos llegan de casa de la rápida evolución de la pandemia de Covid. En cuestión de pocos días veo como se van al traste los planos de viajes venideros y tras ellos casi un año de aplazamientos, anulaciones, confinamientos y dificultades.

FOTO PAKO CRESTAS

El quinto día de travesía llegamos hasta Pielpivuono. Este día empezó también con mal tiempo, pero a medida que han pasado las horas fue mejorando hasta quedar una noche esplendida que, por fin, nos deja ver las codiciadas auroras boreales. Estamos ya relativamente cerca del final de la travesía y volvemos a coincidir con pistas de moto. Dejamos atrás tres días de auténtica soledad en los que tuvimos de trazar nuestra propia huella, disfrutando de la falsa sensación de ser los únicos habitantes del infinito blanco.

FOTO PAKO CRESTAS

El último día enlaza Pielpivuono con la población de Inari donde encontramos el hotel en que pasamos la primera noche. De hecho llegamos esquiando a las puertas del mismo establecimiento que está a tocar de las aguas heladas del lago. Día ventoso y frio, pero con una visibilidad extraordinaria.

FOTO PAKO CRESTAS

Pasamos junto a la isla de Ukko, la isla sagrada de los samis, a la orilla de la cual Domingo, un buen amigo integrante de esta pequeña aventurilla, quiere dejar unos muñequitos de terracota que el mismo cuece en unas cuevas troglodíticas de su pueblo, morada también de leyendas y espíritus ancestrales.

FOTO EXPOSITO DOMINGO

Pako, acompáñame, así me filmas mientras dejo los muñequitos y digo unas palabras de agradecimiento”… es curioso cuando nos quitamos los esquís y caminamos sobre el manto de nieve sobre tierra firme… nos hundimos hasta la cintura y a veces hasta el pecho. Domingo, con lo grandullón que es apenas sobresale la cabeza. Sus extensas barbas blancas ahora parecen tentáculos que caminan de manera extraña sobre la pesada nieve. Sonríe y se le ve feliz… “Papa Domingo”… le digo en broma “pobres muñequitos, se van a quedar tiesos de frio, con lo bien que estaban en tu tierra natal cocidos al siempre cálido sol andaluz

FOTO PAKO CRESTAS

Finalizamos la travesía con la incertidumbre de las noticias que han pasado de malas a peores. Ya es evidente que nos enfrentamos a una pandemia, a un confinamiento y a un episodio de la historia que ningún ser vivo había podido experimentar, un virus que se propaga a nivel mundial y que ha cambiado las rutinas de casi todo el planeta, al menos de los países más “desarrollados” que nos pensábamos que estábamos completamente inmunes a un trastorno biológico como este.

FOTO PAKO CRESTAS

Muy a pesar de todo, los buenos momentos pasados en la travesía ya no nos los quita nadie, y que mejor sitio hemos podido pasar a los días previos al cierre total de fronteras y la obligatoriedad de que nos quedemos encerrados en casa. Por suerte no hay mal que cien años dure ni cuerpo que lo resista, y nosotros ya estamos planificando la próxima travesía para el invierno del 2021 en que, seguro, hablaremos ya más del virus en pasado que del virus en presente.

FOTO PAKO CRESTAS

Travesia realizada en marzo del 2020 junto con Toni Rubinad, Francesc Molins, Pino Casanovas, Exposito Domingo, Oscar Gómez. Alberto Pérez, Yolanda Pinto, mi hijo Didac, y la compañía de los guias Javier Campos y Ricardo Polar.

FOTO EXPOSITO DOMINGO

Consultar futuros programas a Laponia con Pako Crestas en el siguiente enlace: https://www.catalonia-trekking.com/viajes-mon-petit/

Consultar programas para grupos y diferentes rutas del Kilimanjaro, en el siguiente enlace: https://www.catalonia-trekking.com/vist-trek-planeta-tierra/laponia-escandinavia/

Deja un comentario

Archivado bajo ARTICO, EUROPA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s